Logo Bolsamania

Noticias

14/06/2022 06:00:00

Las bolsas están intratables: "Cuando parecía todo tranquilo, como en el Ibex, se estropea"

Podría decirse que, hasta finales de la semana pasada, el Ibex era el único índice europeo que se salvaba de las fuertes caídas generalizadas. Sin embargo, los recortes abultados que comenzaron el jueves (-1,5%), siguieron el viernes (-3,68%) y continuaron este lunes (-2,47%) han deteriorado de manera evidente su aspecto técnico.


Las bolsas están "muy difíciles", señala César Nuez, analista técnico de Bolsamanía y responsable de TraderWatch, y lo que está bien, puede deteriorarse en un abrir y cerrar de ojos. Del mismo modo, los índices puede recuperarse cuando menos se espera. De ahí la dificultad de anticiparse a lo que va a ocurrir.

"Cuando parece que está todo tranquilo, como ocurría en el Ibex, vienen tres días de bajadas y estropean todo el aspecto técnico que le había costado un mes y medio mejorar", explica. "Los movimientos de ahora son muy rápidos. Lo que antes se hacia en dos meses, ahora se hace en tres días. Igual que las bolsas caen, también pueden rebotar de forma inesperada", añade.

El Ibex había fulminado el viernes soportes y se había quedado sin frenos hasta los 8.134 puntos, nivel al filo del cual terminó en el cierre de ayer (8.183 puntos).

"Mucho cuidado, ya que se ha dejado dos huecos bajistas consecutivos (ventana bajista) y eso es una muy mala señal que nos podría hacer pensar en una extensión de las caídas", anticipa César Nuez. "Si abandona a cierre los 8.134 puntos, es altamente probable que podamos ver cómo cubre el hueco alcista que se dejara el 9 de marzo en los 7.783 puntos", precisa.

Los bancos son, en buena medida, los causantes de las últimas caídas en el Ibex. Como éste, venían de hacerlo muy bien y, como éste, han caído mucho en pocas jornadas.

"Los bancos se han comportado muy bien en los últimos tiempos -aunque Santander y BBVA lo han hecho peor- y en dos días también han fulminado todo lo ganado", explica Nuez. Bankinter y Sabadell perdieron este lunes alrededor de un 4%, mientras que los dos grandes, Santander y BBVA, se dejaron un 3,5%.

En lo que llevamos de año, el Ibex desciende un 5,7% frente al 15% del Dax y el Cac, respectivamente, o al 18% del EuroStoxx. El Ftse MIB italiano se deja un 19% y el Ftse 100 británico es el mejor en Europa, con recortes del 2,5%. En Estados Unidos, el Nasdaq se hunde un 27% en 2022, el S&P, un 18% y el Dow Jones, un 15%.

"UN VERDADERO GOLPE"

Dicen los analistas que el dato de inflación de EEUU de mayo, que se conoció el viernes, fue "un verdadero golpe". Se esperaba que se mantuviera sin cambios en el 8,3% y escaló hasta el 8,6%. De un plumazo se ha cargado el discurso de que los precios están tocando techo y ha exacerbado los temores ante el ritmo de endurecimiento de la política monetaria por parte de la Reserva Federal (Fed).

"La narrativa de que la inflación ha tocado techo ha muerto. Aunque los precios de los productos estrella, como los fertilizantes, los chips informáticos y los contenedores marítimos, han bajado últimamente, y los precios de producción chinos están subiendo con menos rapidez, está claro que la inflación al consumo sigue siendo elevada y los salarios podrían aumentar para empeorarla. El camino hacia un aterrizaje suave es cada vez más estrecho", describe Neil Wilson, director de análisis de Markets.com.

El palo del IPC llegó un día después de que el BCE anunciara el fin de su programa de compra de activos el 1 de julio y subidas de tipos para julio y septiembre, y pusiera muy nerviosos a los mercados por la ausencia de mecanismos para evitar la fragmentación en la eurozona.

Los rendimientos de los bonos reflejan todo este escenario de intranquilidad. Los bonos alemanes a dos años han subido por encima del 1% por primera vez desde 2011, mientras que los bonos estadounidenses a dos años han escalado a su nivel más alto desde 2007. La semana pasada, tras los anuncios del BCE, los diferenciales entre los bonos alemanes e italianos se ampliaron, y ayer lo hicieron aún más.

Y EN BATAZADO DEL BITCOIN

Caídas en las bolsas, en los bonos (con alzas en las rentabilidades), fortaleza del dólar mientras otras divisas se hunden (el yen ha marcado mínimos de 24 años)... y desplome del bitcoin y el resto de criptos.

El miedo a la inflación, a una reacción desafortunada por parte de los bancos centrales, a una ralentización económica seguida de recesión... es más que evidente, y está quedando claramente reflejado también en los criptoactivos.

"El bitcoin ha perdido los mínimos anuales y podría caer un 20% más", indicaba César Nuez este lunes, cuando su precio se hundía por debajo de 24.000 dólares.

Lo que se está viendo en el ámbito de las criptos es una verdadera sangría. "No son una cobertura frente a la inflación, sólo son activos de riesgo malos", afirma tajante Wilson.

"Las cosas se están rompiendo en el universo de las criptomonedas y se pondrán más complicadas", prevé el director de análisis de Markets.com.