Logo Bolsamania

Noticias

23/11/2021 22:03:01

Best Buy cae con ganas pese a tener unos beneficios superiores a lo previsto

La minorista estadounidense especializada en electrónica Best Buy ha cerrado el tercer trimestre con un beneficio por encima de lo esperado. Se ha anotado unas ganancias por acción de 2,08 dólares, mientras que las previsiones apuntaban a que se quedaría en los 1,91 dólares. Pese a ello, ha caído en el mercado ante el temor de los inversores a que esta buena tendencia, que inició a raíz de los confinamientos por el coronavirus, se rompa a causa de un cambio en la forma de comprar de los usuarios.


Muchos de los parámetros que ha presentado la compañía han mejorado respecto a lo esperado y los datos del año anterior. Las ventas netas, por ejemplo, han supuesto 11.910 millones de dólares, frente a los 11.580 millones estimados y los 11.850 millones conseguidos en el mismo periodo del año anterior. Mientras, las ventas en las mismas tiendas en el trimestre han aumentado un 2%. La propia empresa calculaba que podrían bajar hasta un 3% en el peor de los escenarios.

En cuanto a los beneficios netos, han ascendido hasta los 499 millones de dólares, lo que supone un incremento de casi el 28% respecto al tercer trimestre de 2020, cuando alcanzó los 391 millones de dólares.

Estos buenos resultados han llevado a Best Buy a actualizar sus previsiones sobre el ejercicio completo, en el que prevé unos ingresos de entre 51.800 millones y 52.300 millones de dólares, ligeramente superior a la horquilla de 51.000-52.000 millones del último cálculo.

Para el cuarto trimestre del año, la compañía espera obtener unos ingresos de entre 16.400 millones y 16.900 millones de dólares, con una variación en las ventas en las mismas tiendas de entre el +1% y el -2%.

Pese a ello, el mercado no está comprando las cuentas de la minorista. La razón es que el repunte que vivió al inicio de la pandemia y que se está extendiendo hasta ahora puede volverse en su contra, puesto que la mayor parte de ventas tuvo que ver con la actualización de equipos domésticos para teletrabajar o pasar más tiempo libre en el hogar.

Este temor de los inversores se ha trasladado a la bolsa, donde ha caído un 12%.