Logo Bolsamania

Noticias

15/05/2021 06:00:00

El BdE se ciñe al guión de distanciarse de las criptos: "No las considera en sus reservas"

Los expertos en criptomonedas e inversores han fantaseado ampliamente con la posibilidad de que los bancos centrales y los fondos de inversión soberanos empiecen a acaparar bitcoins en sus despensas de activos. Es una opción que se considera como la última frontera y un hipotético catalizador de tal envergadura que legitimaría los criptoactivos. Nada más lejos de la realidad, ya que las autoridades monetarias han dado muestras, en diversas actuaciones, de que buscan tomar distancia con este mercado y cada paso ha ido en línea de la advertencia, la regulación y la represión.


En nuestro país, el Banco de España "no está considerando tener reservas en criptos" ha asegurado Ricardo Gimeno, jefe de la división de Análisis e Inteligencia de Mercados del Banco de España (BdE), una ponencia organizada por GVC Gaesco. Y ha reafirmado la postura de extrema cautela de los supervisores al sentenciar que las criptos "son un riesgo para el que invierte en ellas". El BdE, de hecho, jamás podría adoptar una decisión de este calibre sin tener en cuenta al Banco Central Europeo (BCE), que, al igual que muchos otros institutos emisores del mundo, está buscando su propia vía en la industria criptográfica en forma de un euro digital que se halla en ciernes y cuyo desarrollo puede tomar de dos a cinco años.

"Los bancos centrales están tratando de frenar el crecimiento de las criptodivisas, pues de lo contrario se arriesgan a perder el control que han ejercido durante mucho tiempo sobre los consumidores", señalan los analistas de Glint Pay Services, y aseguran que "la represión de las criptomonedas ya ha comenzado". Algunas instituciones financieras han impuesto severas restricciones a los clientes que aceptan criptomonedas o que invierten en empresas que las aceptan; los reguladores y los bancos centrales han emitido advertencias funestas de que los inversores podrían perderlo todo y la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, ha sido muy crítica con el bitcoin y su uso para actividades delictivas.

"La aparición de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDCs por sus siglas en inglés) es posiblemente la mayor amenaza para las criptomonedas", avisan desde esta fintech. Según comentan, "se trata de un claro intento de evitar por la fuerza que los activos digitales se adopten mayoritariamente" y de dar a los consumidores "pocas opciones más que seguir viviendo a merced de la inflación y de las monedas fiduciarias que han demostrado erosionar su valor con el tiempo".

BANCO DE ESPAÑA Y CNMV: APERTURA CON CAUTELA

Pero esto será a largo plazo. En el corto plazo, los supervisores mantendrán las espadas en alto ante las criptos. España espera la normativa MiCA (markets in crypto-assets, en inglés) el año que viene, que será a la industria de las criptos lo que la normativa Mifid 2 es a los mercados financieros tradiciones para acabar de conformar un completo set normativo. Entretanto, el BdE y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) van incorporando pequeños cambios sin abandonar jamás su postura de alerta máxima ante el bitcoin y las altocins.

Esta misma semana, la CNMV ha anunciado que permitirá a los fondos que inviertan en criptomonedas siempre y cuando estas dispongan de negociación diaria "en la que el precio de mercado se determine a partir de operaciones de compraventa realizadas por terceros".

Recientemente, se ha incrementado el escrutinio contra el lavado de dinero a través del Real Decreto Ley 7/2021, que obliga a las empresas de intercambio y compraventa de criptoactivos a apuntarse en el Registro de Plataformas de Proveedores de Servicios de Cambio en el BdE, fijar un representante ante el Sepblac y cumplir con la normativa en materia de prevención y blanqueo de capitales.

El pasado 9 de febrero la CNMV publicó un comunicado conjunto con el Banco de España en el que alertaba sobre los riesgos de estos activos, dada su falta de regulación y gran volatilidad en el precio.

El presidente del supervisor, Rodrigo Buenaventura, también advirtió hace unos días sobre el riesgo de buscar altas rentabilidades mediante inversiones "especialmente arriesgadas o llamativas" en época de crisis, como este tipo de activos. "Eso genera riesgos, bien de activos cuestionables o bien de decisiones arriesgadas o estafas", avisó.