Logo Bolsamania

Noticias

13/06/2022 17:45:42

Bankinter, Sabadell, Santander, CaixaBank, BBVA... fuerte castigo a los bancos

Nueva jornada de fortísimas pérdidas para los bancos españoles, que han seguido soportando una gran presión bajista desde que se celebró el pasado jueves la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).


El mercado ha castigado a los bancos de las economías periféricas (España, Italia y Portugal) porque los inversores temen que se produzca una nueva crisis de deuda en la zona euro, debido a la falta de un plan concreto por parte del BCE para evitar el riesgo de fragmentación de los diferenciales de crédito, tras el final del programa de compra de activos para mitigar los efectos de la pandemia.

El temor del mercado se ha trasladado directamente al mercado de deuda. El rendimiento del bono español a 10 años repunta hasta el 2,97%, mientras el del bono italiano supera ya el 4%. Por el momento, el mercado considera que Italia es el eslabón más débil de la economía europea.

En cualquier caso, el castigo bursátil a los bancos españoles es muy relevante. Tras las fuertes caídas de jueves y viernes, este lunes Bankinter y Sabadell han liderado las caídas, seguidos por Santander, CaixaBank y BBVA. Además, el índice Euro Stoxx Banks ha perdido un 3% y ha extendido su fuerte caída de los últimos días.

DECEPCIÓN Y PREOCUPACIÓN

Decepción y preocupación son los dos adjetivos que mejor describen el sentimiento del mercado tras el cónclave monetario del BCE. Bolsas y euro en rojo como reacción a que "la tan cacareada herramienta de control de los diferenciales no era más que palabrería", indica Stephen Innes, analista de SPI Asset Management.

Y eso pese a que la mayoría de expertos no esconden cierta sorpresa después de que hablara el banco central de una subida de tipos que podría ser del 0,50% en septiembre, si la inflación así lo propicia. En este sentido, la subida del Euribor, que había beneficiado mucho a la buena marcha de la banca española en bolsa, ha quedado totalmente difuminada por estas dudas del mercado.

El consenso de analistas consultado por Bolsamania se focaliza, en cambio, en el objetivo incumplido de evitar la fragmentación de la Eurozona una vez que acabe de comprar bonos soberanos. O al menos, fallido a la hora de comunicar medidas claras para esquivar el peligro de que los rendimiento de los bonos y las primas de riesgo de los países con mayores desequilibrios presupuestarios y mayores niveles de endeudamiento, como Italia, Grecia, Portugal, España e, incluso, Francia, se disparen al alza, pudiendo provocar una nueva crisis de financiación en la región.