Logo Bolsamania

Noticias

10/06/2021 06:00:00

La banca tradicional pierde la batalla: captan más clientes las entidades nativas digitales

La banca tradicional aún no ha perdido del todo la guerra, pero parece que sí una batalla. Por lo menos frente a las entidades puramente digitales, que son las que más crecen en términos de clientela. Pero no son las únicas. Sorprendentemente, las cajas rurales, más rezagadas en estos ámbitos, han tenido crecimiento imparable en captación de clientes digitales, algo debido probablemente a la pandemia del Covid-19.


Durante el primer trimestre de 2021, los bancos puramente digitales y las cajas rurales más tradicionales se han situado entre las entidades financieras que más crecen, según el índice Smartme Flash Index llevado a cabo por la plataforma Smartme Analytics. "El auge de las fintech es un hecho innegable. Esta mezcla de tecnología y finanzas presentadas de manera fácil e intuitiva en el smartphone es una propuesta que atrae a cada vez más usuarios. Estos neobancos están haciéndolo muy bien. No tienen las ataduras de bancos más tradicionales, que también tienen mucho mérito porque tenían el reto de adaptarse a esta realidad", afirma su CEO, Lola Chicón.

En concreto, de las aplicaciones con mejores y peores ratios de crecimiento en el smartphone, Verse se mantiene en el primer puesto con una cuota de mercado que supera el 27% y una puntuación de 0,59 en el índice, convirtiéndose en la primera app en liderar este ranking durante un año e indicando que los pagos fáciles entre amigos son una palanca para mejorar la captación de usuarios y la frecuencia de uso. En el segundo puesto, y como novedad en el ranking, se cuela Revolut, una app con más de un millón y medio de clientes en cuatro años de vida, que ha obtenido 0,13 puntos, lo que la sitúa por encima del crecimiento general observado en el sector financiero, solo equiparable al de Rebellion Pay, situada en tercer lugar.

Les siguen en el top10 general: Goin (0,12), N26 (0,09), Imagin (0,08) y Rural Vía Pay (0,04), este último pone en valor el crecimiento imparable en captación de clientes digitales de las cajas rurales, tradicionalmente más rezagadas digitalmente hasta la llegada de la pandemia. Además, Orange Bank (0,04) que, aunque enfocada por ahora sólo en los clientes de la telco, crece rápidamente y ya cuenta con cuota de mercado superior al 1% sobre el total de la población. Por el contrario, Curve, la tarjeta para controlarlas a todas, y Fintonic son los que más decrecen de las más de 100 apps financieras monitorizadas en este índice con respecto a la media del sector con un -0,27 y -0,13, respectivamente.

Los cambios digitales provocados por la pandemia, sobre todo en servicios financieros, han llegado para quedarse. Pero hay más: han marcado un antes y un después en cuanto a la digitalización de un servicio tan tradicional como el de la banca. Es lo que opinan desde Tink. Según su último informe, el interés por el open banking aumentó tras la pandemia para el 67% de los encuestados en España, país que sale mejor posicionado en comparación con nuestros vecinos europeos en cuanto al interés, despliegue y adopción de este tipo de tecnología.

Además, un 63% está de acuerdo en que los bancos necesitan aumentar su velocidad de innovación como consecuencia del Covid-19. En nuestro país, el 53% cree que el cambio digital en los servicios financieros derivado de la pandemia es permanente, frente a una media europea del 41%. "Esto demuestra que el giro hacia los servicios digitales y el cierre de sucursales bancarias ha marcado una nueva era en las finanzas del mercado español", destacan.

Y una de las razones para el despegue de los bancos digitales puede estar en sus menores costes, en un momento en el que los bancos tradicionales han impuesto o aumentado comisiones. Según la consultora Bain&Company, las entidades digitales pueden llegar a tener unos costes operativos entre un 60% y un 70% más bajos que las tradicionales con la misma base de clientes. Aseguran también que un empleado de un banco íntegramente digital da servicio a "entre el doble y el triple de clientes" que un empleado de banca tradicional.

"Los bancos íntegramente digitales han sido históricamente bancos secundarios para los consumidores. Sin embargo, en los últimos tiempos han ganado terreno: sus plataformas tecnológicas de vanguardia y sus costes operativos, mucho más bajos que los de la mayoría de bancos tradicionales, les ha permitido crecer rápidamente y expandirse a nuevos productos, geografías y segmentos de clientes", señalan.