Logo Bolsamania

Noticias

14/10/2021 15:05:14

Así será el tapering de la Fed: recortará sus compras en $15.000 millones mensuales

Los analistas ya están anticipando cómo será la retirada de estímulos monetarios de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) después de conocer las actas de la última reunión del banco central americano, celebrada a mediados de septiembre.


El plan prevé "reducciones mensuales en el ritmo de compra de activos en 10.000 millones de dólares en el caso de valores del Tesoro y en 5.000 millones en el caso de valores respaldados por hipotecas de agencias", y debería "concluirse a mediados del próximo año", según mostró el documento.

En la actualidad, la Fed compra 80.000 millones de dólares mensuales en bonos del Tesoro y 40.000 millones en valores hipotecarios, por lo que su programa de estímulo asciende a 120.000 millones de dólares mensuales.

En este escenario, el consenso de analistas ya anticipa que el tapering comenzará a mediados de noviembre y que estará finalizado a mediados del próximo año, lo que abre la puerta a una primera subida de tipos a finales del próximo año o principios de 2023.

Las actas mostraron la preocupación del banco central por la subida de la inflación, que amenaza con convertirse en persistente y no en transitoria, como ha defendido su presidente, Jerome Powell, en los últimos meses.

"La mayoría" de miembros de la Fed "vieron los riesgos de inflación ponderados al alza debido a la preocupación de que las interrupciones de la oferta y la escasez de mano de obra podrían durar más y tener efectos mayores o más persistentes en los precios y los salarios de lo que suponían actualmente", indicó el documento.

"Encontramos interesante la discusión de la Fed sobre la inflación, ya que la mayoría de los funcionarios han alterado sus puntos de vista y ahora ven la presión de los precios es más pronunciada y duradera de lo que creíananteriormente", comentan los expertos de Daiwa Capital Markets.

"Algunos funcionarios mencionaron riesgos al alza debido al aumento de los alquileres en respuesta a los precios de la vivienda más altos, y se consideró posible un cambio en las expectativas de inflación si persistieran las presiones sobre los precios", añaden.

"Al mismo tiempo", concluyen, "los funcionarios vieron la presión sobre la inflación como resultado en gran medida de los cuellos de botella de la cadena de suministro, que eventualmente se resolverán. Por lo tanto, a pesar de la sorprendente fuerza y persistencia, la mayor parte de los funcionarios todavía considera que la reciente tasa de inflación elevada es transitoria".

Según Link Securities, "no parece que la Fed tenga la intención de comenzar a subir sus tasas de interés oficiales, al menos hasta 2023. No obstante, esta decisión sí puede verse condicionada por una alta inflación más persistente, algo que no creemos que esté descontado por los mercados financieros occidentales".