Logo Bolsamania

Noticias

23/11/2022 06:00:00

Así posicionar las carteras a largo plazo para sortear el "nuevo régimen de volatilidad"

Los inversores deben prepararse para el "nuevo régimen de mayor volatilidad macroeconómica y de mercado" que ya se ha instaurado. BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, cree que lo mejor que pueden hacer es configurar sus carteras pensando en el largo plazo, para sortear los vaivenes que, sin duda, van a producirse.


"Creemos que las carteras deben ser más dinámicas y cambiar con mayor frecuencia, evaluando constantemente los daños económicos en la fijación de precios del mercado", apuntan los expertos de BlackRock en uno de sus últimos informes. Además, insisten en la conveniencia de seguir una visión "a largo plazo" a la hora de seleccionar activos.

Ahora mismo, los estrategas de la gestora dicen que sus perspectivas a cinco años y más "están evolucionando" a la vez que lo hace el "nuevo régimen", y que se inclinan por "la deuda corporativa con grado de inversión en detrimento de los bonos high yield". También mantienen su consejo de sobreponderar bonos ligados a la inflación y la renta variable.

"Sobreponderamos más el crédito con grado de inversión (IG) por sus atractivos rendimientos y sus saludables balances corporativos, que pueden resistir la leve recesión que esperamos", apuntan estos expertos. También dicen que les gustan "los ingresos que podemos obtener en IG con diferenciales más altos", y "vemos que las recesiones que se avecinan tienen más efectos en el alto rendimiento que en el IG". De ahí esa apuesta.

Además, explican que su expectativa de una "inflación rígida" y "persistente" favorece a los bonos ligados a la inflación que aún no tienen en cuenta esa visión, por lo que aconsejan sobreponderar. "Los bonos nominales a largo plazo se ven cuestionados por múltiples razones que consideramos que impulsan una mayor prima por plazo, o la compensación por mantenerlos. Preferimos los bonos del Estado a corto plazo porque no se enfrentan a los mismos riesgos", remarcan desde BlackRock.

"Estamos infraponderados en deuda pública porque creemos que los inversores exigirán una mayor prima por plazo en medio de de la inflación y la elevada carga de la deuda", señalan también estos analistas, que comentan que dentro de la deuda pública les gustan especialmente "los vencimientos cortos para cobrar cupones atractivos". "Preferimos asumir el riesgo de la renta fija en el crédito, y preferimos el crédito público al privado", aseveran.

Señalan también que les gusta el "potencial de ingresos y la solidez de los balances de los bonos corporativos, donde los diferenciales de crédito son los más amplios de los últimos dos años", pero son cautos con el alto rendimiento y pasan a ser neutrales porque "incluso las recesiones leves provocan mayores impagos y rebajas en el crédito de menor calidad".

SÍ A LA RENTA VARIABLE

En cuanto a la renta variable, en un horizonte a largo plazo BlackRock mantiene una "modesta sobreponderación" en las bolsas de los mercados desarrollados. "Esperamos que la rentabilidad global de las acciones durante la próxima década sea mayor que los activos de renta fija, incluso si la renta variable se ve afectada a corto plazo", remarcan. Esto se debe, indican, a que ven que "la política de la recesión sustituye a la política de la inflación" y a que creen que los bancos centrales "acabarán viviendo con algo de inflación". En su opinión, "mantener la inversión en acciones es una forma de conocer mejor las tendencias estructurales que afectan a los sectores".

¿Dónde invertir? BlackRock lo tiene claro: "Creemos que los sectores con menos emisiones de carbono, como la tecnología y la sanidad, se beneficiarán más, por término medio, que los valores energéticos tradicionales de la transición al cero neto", aunque recuerdan que hay empresas energéticas tradicionales con "planes de transición creíbles".