Logo Bolsamania

Noticias

15/02/2021 06:00:00

Así es el impuesto del 7% que separa a los españoles de una factura de luz más barata

Filomena, la borrasca que por nombre no desentonaría en el reparto de Amar en tiempos revueltos, ha golpeado con un gancho de derecha a los españoles donde más duele: en la factura de la luz. Lo que muchos no saben es que hay una forma de abaratarla, y pasa por eliminar el impuesto del 7%.


¿Qué es el impuesto del 7%? Su nombre completo es el de Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE), y fue alumbrado en 2012 dentro de un paquete de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. Este representa un coste extra que deben asumir todos los productores, que los debilita frente a sus rivales transfronterizos, y se acaba traduciendo en una factura más cara para el consumidor final.

“La factura de la electricidad se puede abaratar si se quita el impuesto del 7% y se reduce el IVA”, explica Antonio Delgado Rigal, fundador y consejero delegado de AleaSoft, en declaraciones a este medio. “Lo que ocurrió en enero es un evento poco probable que se repita, y fue debido a la entrada de ciclos combinados con costes de producción más altos ante una tormenta que trajo mucho frío, y esto a su vez provocó más consumo eléctrico”, apostilla.

En esta misma línea de pensamiento discurren las palabras de José Manuel Suárez, CEO de IMEnergy, que reconoce ante Bolsamanía que “desde luego y dado que el impuesto sobre el valor de la producción grava con un 7% la facturación, se está incrementando en ese porcentaje el coste”.

“No obstante, tenemos que tender a construir un sistema energético que no necesite gravámenes ni peajes de manera que se trasladen al consumidor final solo los costes reales, y esto se irá consiguiendo en la misma medida en que la red renovable sea gestionable, es decir, en la misma medida en que se tenga más almacenamiento”, añade.

LA ESTRATEGIA DE ALMACENAMIENTO, UN PASO ACERTADO

Esto nos lleva a la Estrategia de Almacenamiento Energético aprobada por el Gobierno esta misma semana. “Sin duda es una buena noticia porque, para que sea más eficiente, la generación renovable necesita de almacenamiento”, asevera Delgado Rigal. “De esta forma se evitarán precios bajos y vertidos cuando tengamos mucha generación eólica y solar”, sostiene.

“El abaratamiento de los costes en las facturas será proporcional a la presencia de dichos almacenamientos, ya que se conseguirá disponer de una red más gestionable especialmente en momentos en los que la demanda hace subir los precios en el mercado diario”, argumenta a su vez el consejero delegado de IMENergy.

“Esta Estrategia de Almacenamiento Energético supone el impulso definitivo para las baterías eléctricas, un elemento que carecía de rentabilidad en las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico, y que quizás con esta estrategia logre abaratar costes, mejorar su rendimiento y ofrecer nuevas soluciones para los usuarios”, explica el cofundador de SotySolar, Daniel Fernández.

Nacho Bautista, CEO y confundador de Fundeen, también aplaude esta medida que cuenta con unos objetivos “ambiciosos”, y cree que “al permitir integrar más renovables, se verá reducida la factura de la luz, puesto que las renovables son la forma de producir energía más barata que existe a día de hoy”.

“Cuánto es una incógnita, puesto que además el recibo de la luz de las casas se vería más reducido si se quitasen otros de los conceptos que ahí incorporan y que no se atribuyen directamente a los kWh que consume el hogar”, arguye. "Y el cuándo se ha empezado a producir ya, puesto que lo que abaratará la factura son las renovables", asegura, antes de recordar que, el almacenamiento, "permitirá continuar integrando más y más renovables, pero no abaratará la factura de la luz por sí mismo".