Logo Bolsamania

Noticias

12/05/2022 14:00:47

Si no se reduce el déficit estructural antes de 2025 la deuda se disparará, según la AIReF

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha publicado este jueves su Informe sobre la Actualización del Programa de Estabilidad 2022-2025 en el que alerta de que si no se reduce el déficit estructural de las Administraciones Públicas antes de 2025, la deuda puede dispararse desde ese año hasta 2040 un 140%. Asimismo, pone de manifiesto que aunque el Programa de Estabilidad del Gobierno plantea escenarios factibles, existen numerosas vulnerabilidades.


El organismo calcula que el déficit estructural en 2025 se situará en el 4%, seis décimas por encima del nivel precio de la pandemia, además de observar que al final del periodo el margen para reducir el déficit sin adoptar medidas adicionales se agota estabilizándose en torno al 3% en 2024 y 2025, siendo éste el límite fijado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El estancamiento en la reducción del déficit supondrá un freno en la disminución de la deuda pública, que en 2025 se situará en niveles muy elevados, en el 108,8% del PIB español, lo que coloca a nuestro país en una posición "muy vulnerable", según la AIReF.

Por otro lado, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) continúa sin estar integrado en la APE, tal y como indica el organismo. En primer lugar, afirman que no se ofrece una senda realista de ejecución de las inversiones en términos de contabilidad nacional ni tampoco su potencial impacto sobre el gasto estructural. En segundo lugar, aunque el PRTR enumera diversas medidas encaminadas, en principio, a reducir el déficit estructural como la reforma tributaria o de pensiones entre otras, creen que la APE no las integra en su escenario presupuestario ni cuantifica sus potenciales impactos.

La AIReF concluye que la ausencia de una estrategia fiscal a medio plazo que englobe todos los elementos esenciales de la política fiscal y económica resulta especialmente preocupante en el actual escenario macroeconómico con importantes riesgos a la baja.

La situación requiere, según el organismo, de capacidad para adaptar la política económica a la posible materialización de los riesgos derivados, entre otros factores, de la guerra en Ucrania, la inflación o la pandemia. Al mismo tiempo, debe contarse con una hoja de ruta que reduzca el déficit estructural sin perjudicar el crecimiento económico y permita llevar la deuda pública a niveles que mitiguen la vulnerabilidad de la economía española frente a futuras crisis.

LAS PREVISIONES DE PIB Y DÉFICIT

Dentro del escenario del Programa de Estabilidad, la AIReF calcula que el crecimiento del PIB de la economía española mantendrá su senda de recuperación a un ritmo del 4,3%, notablemente inferior respecto a lo que anticipaba el Gobierno en otoño (7%). Eso sí, advierte que los riesgos en torno a las previsiones del Gobierno y las suyas propias son más elevados de lo habitual.

"El desarrollo de la pandemia y de la guerra de Ucrania y, en particular, la amenaza de una interrupción en los suministros de energía puede derivar en una situación de emergencia energética con consecuencias difíciles de anticipar. Además, la estrategia de China en la mitigación de la pandemia también puede acentuar los problemas en las cadenas de valor global. Estos fenómenos traerían consigo mayores presiones inflacionistas acentuando el riesgo de un endurecimiento adicional de las condiciones de financiación y de pérdida de competitividad de la economía española", explican.

En cuanto al déficit, la AIReF calcula que se situará en el entorno del 3% del PIB en 2025, solo una décima por encima del previsto en el Programa de Estabilidad. Sin embargo, espera una mayor reducción del déficit en 2022, hasta el 4,2%, en ausencia de medidas adicionales.

Para el resto de los ejercicios, la AIReF prevé una menor reducción del déficit que el Programa de Estabilidad, alcanzando el 3% del PIB en 2024, nivel que se mantiene en 2025.

La AIReF insiste una vez más "en la necesidad de una estrategia fiscal a medio plazo creíble y realista que garantice la sostenibilidad de las finanzas públicas".

"Por otro lado, la AIReF constata que la persistencia o agravamiento de las tensiones en los mercados energéticos puede conducir a tener que aprobar una extensión de las medidas existentes o incluso medidas adicionales", añaden.

Por ello, teniendo en cuenta la posición de vulnerabilidad, el organismo incluye dos nuevas recomendaciones sobre la necesidad de evaluar el impacto de las medidas ya adoptadas en términos de eficiencia, eficacia e impacto redistributivo antes de, si fuera necesario, decidir su eventual prórroga.