Logo Bolsamania

Noticias

07/09/2021 20:39:39

Air Europa prevé un nuevo rescate para salvar las cuentas tras perder 427 millones

La situación financiera crítica que atraviesa Air Europa parece abocarle a un nuevo rescate para sobrevivir. Para la segunda aerolínea española tras Iberia no ha sido suficiente la inyección récord de 475 millones de euros que le hizo el Gobierno hace un año para compensar las pérdidas ocasionadas por el Covid-19.


La compañía cerró 2020 con pérdidas de 427,7 millones de euros, frente a los beneficios de 27,7 millones del ejercicio anterior. Según El Confidencial, Air Europa tendrá unas pérdidas para el ejercicio de 2021 de entre 250 y 300 millones de euros, el doble de lo estimado cuando solicitó la primera transferencia a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

De los 475 millones del primer rescate, la aerolínea ya ha gastado 240 millones ingresados como préstamo participativo y estima consumir el otro, de 235 millones, antes del 31 de diciembre.

“Se prevé que, en función de las necesidades de liquidez, la sociedad dominante reciba un importe adicional con el que solventar sus necesidades de liquidez futuras que requerirá la correspondiente solicitud de modificación de la ayuda con sujeción a la normativa aplicable”, dice Air Europa en una nota explicativa que acompaña a su balance.

KPMG, auditor de la compañía, duda de la viabilidad de la aerolínea por estar condicionados sus ingresos a la evolución de la pandemia. "El cumplimiento de las previsiones de tesorería [...] dependerá en gran medida de la evolución de la crisis sanitaria", indican.

Las posibles inyecciones de dinero público podrían no ser devueltas a Hacienda debido a que la capacidad para generar fondos por parte de Air Europa está limitada. La facturación de 2020 cayó un 67,6%, mientras que su patrimonio neto es negativo en 364 millones y la previsión de pérdidas no baja de los 200 millones.

Esta situación complica la compra de la aerolínea por parte de Iberia. La compañía de IAG renegoció en enero la adquisición, reduciendo el importe total a la mitad y aplazadno el pago hasta 2027 con la intención de que entonces ya haya satisfecho sus deudas públicas.