Logo Bolsamania

Noticias

06/04/2021 06:00:00

Ahorrar más de 2.200 euros en la Renta: los beneficios fiscales que se pueden deducir

Cuando se piensa en la Declaración de la Renta, la gran parte de los contribuyentes lo une con el pagar a Hacienda, pero no siempre es así. También existen deducciones fiscales, las cuales deben ser revisadas a conciencia para comprobar que están correctamente aplicadas, ya que su aplicación puede ahorrar hasta más de 2.200 euros.


"Su influencia en el resultado final, ya sea a recibir o a pagar es notoria", señalan los expertos de BBVA. Entre estos beneficios fiscales se encuentra la deducción por maternidad, la cual se aplica a aquellas mujeres con hijos menores de tres años que estén dadas de alta en la Seguridad Social. Su límite máximo es de 1.200 euros por descendiente. Por su parte, la deducción por hijos se aplica a los descendientes en orden de edad, de mayor a menor, y en base a los siguientes requisitos: ser menor de 25 años, convivir con el contribuyente, no haber obtenido rentas que superen los 8.000 euros anuales, no presentar la declaración de forma individual y con rentas por encima de los 1.800 euros.

Si se cumplen todos ellos, las cantidades de deducir serán: 2.400 euros anuales por el primer descendiente, 2.700 euros por el segundo, 4.000 euros por el tercero y 4.500 euros por el cuarto y siguientes descendientes. Mientras, a la deducción por familia numerosa se puede acceder siempre que se cumplan determinados requisitos para ser beneficiario, aporta hasta 1.200 euros por cada ascendientes, subiendo esta cantidad a 2.400 si se trata de una familia numerosa de categoría especial, con cinco o más hijos.

En cuanto a la deducción por personas con discapacidad, cuenta con un límite máximo de 1.200 euros por cada ascendiente o descendiente y se aplica siempre que el grado de discapacidad haya sido debidamente certificado por el IMSERSO o por el órgano competente de la CCAA.

VIVIENDA Y DONATIVOS

Los contribuyentes que inviertan en vivienda habitual pueden acceder a una deducción aplicable a aquella vivienda cuya adquisición, construcción, realización de pagos por obras de rehabilitación o ampliación sea anterior al 1 de enero de 2013. El porcentaje de deducción que se aplica en este caso corresponde al 7,5% (en tramo estatal), al se suma el porcentaje establecido por la CCAA (7,5% si está no lo tiene estipulado), con un límite máximo en 9.040 euros.

A su vez, de la deducción por inversión en alquiler de la vivienda habitual pueden beneficiarse aquellos arrendatarios cuyo contrato de arrendamiento sea anterior al 1 de enero de 2015. No obstante, es posible aplicarla respecto de un nuevo contrato celebrado con posterioridad a dicha fecha si ha finalizado el período de vigencia y de prórroga del contrato anteriormente formalizado, siempre que se cumplan determinados requisitos, entre otros, que se trate de la misma vivienda y el mismo arrendador. Además, el contribuyente no podrá tener una base imponible superior a los 24.107,20 euros. El porcentaje de deducción que se aplica en este caso corresponde al 10,05% de las cantidades abonadas en el período impositivo por el alquiler de su vivienda habitual.

Por otro lado, también pueden deducirse en la Renta los donativos a entidades sin fines lucrativos. Los porcentajes del 75% si la cantidad no supera los 150 euros o 30% si excede de los 150 euros, pudiendo llegar a ser del 35% si en los dos períodos impositivos inmediatos anteriores se hubieran realizado donativos con derecho a deducción en favor de una misma entidad por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior. Respecto a las aportaciones a partidos políticos, pueden deducirse un 20 %, con un límite máximo de 600 euros.

RETRIBUCIÓN FLEXIBLE

Las empresas pueden ayudar a sus empleados a ahorrar y a sacar el máximo partido a su sueldo a través de la llamada retribución flexible, una política que permite a los empleados destinar hasta un 30% de su salario bruto anual a servicios exentos de IRPF. Como explican desde Sodexo, ofrece a los empleados una serie de servicios fiscalmente ventajosos que están exentos de IRPF, lo que significa que en la declaración de la renta la base imponible será menor.

En cuanto al ahorro que puede suponer esta medida, teniendo en cuenta el salario bruto medio anual en España en 2018 según el Instituto Nacional de Estadística (INE), 24.009,12 euros, los trabajadores con este sueldo podrían destinar 7.202 en servicios exentos de IRPF a través de servicios de retribución flexible. De esta forma, calculan que se obtendría un ahorro anual de 2.227 euros.

¿Cuáles pueden ser estos beneficios? Uno de ellos es la tarjeta restaurante. A través de este servicio, las compañías ofrecen a sus empleados una ayuda para el pago total o parcial de sus comidas diarias sin carga fiscal, hasta una cantidad de 11 euros por día laboral. Con la tarjeta transporte se cubre el gasto del transporte público que los empleados utilizan en su desplazamiento al trabajo. Al estar exento de IRPF hasta 1.500 euros al año, aumenta el salario neto de la plantilla con un ahorro de hasta tres meses al año en el gasto de transporte.

Además, los empleados que quieran disfrutar de un seguro de salud privado, a través de la retribución flexible las cuotas de un seguro médico estarán exentas hasta 500 euros anuales. Los gastos en formación y capacitación de los empleados exigidas por su actividad laboral pueden estar exentos hasta el 100% de IRPF si se incluyen en el plan de retribución flexible. Por último, con el conocido como cheque guardería las empresas ofrecen a los empleados con hijos menores de tres años el pago total o parcial de la escuela infantil. Gracias a la exención fiscal de estos tickets, los empleados pueden ahorrar hasta tres meses de guardería.