Logo Bolsamania

Noticias

13/06/2022 17:15:59

La OCU desvela cuáles son las mejores cuentas corrientes para los autónomos

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado un artículo con las mejores cuentas corrientes existentes en el mercado para que los autónomos pueden gestionar su negocio.


En España hay tres millones de trabajadores por cuenta propia, según ha recordado la OCU. Además, ha añadido que se trata de un colectivo con necesidades específicas como, por ejemplo, transferencias gratuitas, posibilidad de domiciliar recibos, tarjetas de crédito y débito sin comisión, el uso del datáfono o el acceso a programas de financiación y seguros de salud para sus empleados, con unas condiciones más aventajadas que otros clientes.

Por un lado, para los autónomos que no tienen asalariados a su cargo y no necesitan servicios específicos, la OCU recomienda abrir una cuenta nomina para particulares con la que gestionar su propio negocio.

Por el contrario, aquellos autónomos que necesiten cubrir más necesidades, los expertos aconsejan contratar una cuenta que remunere los saldos o devuelva parte de los recibos para poder compensar los posibles gastos. Para ello, la Cuenta Profesional de Bankinter ofrece un 5% durante el primer año y un 2% durante el segundo para saldos mantenidos hasta un máximo de 5.000 euros, siempre que se cumplan unas condiciones, señalan desde la OCU.

Otra opción aconsejada por los expertos, son las cuentas gestionadas por aplicaciones online, sin requisitos y completamente gratuitas, por ejemplo, Revolut Business Plan Free Revolut: un programa que ofrece servicios básicos con tres tarifas planas según las soluciones indicadas de cada negocio.

Finalmente, la Organización de Consumidores y Usuarios ha señalado que hay algunos requisitos comunes en la mayoría de las entidades, sobre todo para librarse de los costes de mantenimiento de la cuenta. Algunas de las condiciones son la domiciliación de pagos, mantener un saldo mínimo en la cuenta -cotización a la Seguridad Social- o tener unos ingresos periódicos -la cifra varía entre los 1.500 euros de Ibercaja a los menos de 200.000 euros que pide BBVA-, o realizar un mínimo número de movimientos con la tarjeta de crédito o débito.