Noticias

25/11/2019 17:08:02

La CNMV reconoce que el caso Villarejo puede afectar a la reputación del mercado

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advierte de que las prácticas irregulares de las empresas cotizadas que están bajo su supervisión comprometen "la imagen y reputación" del mercado de valores español, a pesar de que se circunscriban "a un número reducido de personas". Aunque el supervisor no menciona específicamente ningún caso, el que ha protagonizado durante los últimos meses la actualidad informativa y ha llegado a la Audiencia Nacional es el caso Villarejo, que en estos momentos salpica a BBVA y a Iberdrola. La CNMV habla en su comunicado de los casos de "presuntas prácticas irregulares en algunas sociedades cotizadas que se han conocido en los últimos meses, algunos de los cuales han dado lugar a actuaciones de la jurisdicción penal".


El organismo que preside Sebastián Albella advierte a las cotizadas que deben informar de sus prácticas irregulares cuando las detecten, independientemente de si se publican en prensa, en sus informes remitidos a la CNMV. Debe hacerse en su estado de información no financiera o en el informe de gobierno corporativo, pero, si no se hace, se deberá incluir en la primera declaración intermedia trimestral o en el informe de gestión de la primera información semestral que se publique por la compañía, sin perjuicio de que existan responsabilidades y sanciones por el retraso.

"La creciente importancia que dan los inversores, incluidos los grandes inversores internacionales, a los aspectos relacionados con la ética en sus decisiones de inversión hace especialmente relevante la cuestión", indica la CNMV en un extenso comunicado en el que explica su punto de vista sobre la corrupción en las entidades cotizadas.

La CNMV echa un rapapolvo a las empresas cotizadas y les pide que asuman responsabilidades cuando tengan lugar este tipo de malas prácticas. Les recuerda que "deben tratar de impedir o reducir al máximo la probabilidad de que se produzcan prácticas de carácter irregular y asegurar, en cuanto se detecten, el cese en ellas y la exigencia de responsabilidades".

Para ello, deben tener políticas y controles "para prevenir la corrupción y demás prácticas irregulares, así como para la identificación, evaluación, gestión y control de los riesgos y de los potenciales impactos asociados". "Asimismo, es esencial que se cercioren de que las políticas y controles se aplican con el máximo rigor", añade.

La CNMV destaca la importancia en estos casos tanto del consejo de administración de la cotizada como de la comisión de auditoría y de los consejeros independientes y externos. "A todos ellos corresponde una función de contrapeso con respecto a los consejeros ejecutivos", destaca el supervisor.

Por todo ello, la CNMV insta a las empresas bajo su supervisión a comprobar que disponen de procedimientos en este ámbito, de que son "suficientemente exigentes" y de que "se aplican realmente". Pero, además, avisa de que está estudiando la posibilidad de reforzar las recomendaciones con incidencia en este campo.