Logo Bolsamania

Noticias

11/05/2022 12:35:31

El Banco de España cree "imprescindible" subir los impuestos a los carburantes

El Banco de España reclama al Gobierno incrementar la imposición medioambiental, algo que cree "imprescindible", a la vez que propone destinar lo recaudado a reducir otros impuestos y a compensar los costes de transición de las empresas y familias más vulnerables. "Es crucial potenciar y mejorar el diseño de la fiscalidad medioambiental", expresa el organismo en su último informe anual sobre La economía española ante el reto climático.


Como explica, desde un punto de vista económico, aún existe una considerable incertidumbre en cuanto a la magnitud de los impactos que podrían derivarse de los distintos riesgos físicos y de transición asociados a la lucha contra el calentamiento global. En cualquier caso, afirma que sí parece evidente que, en un contexto tan incierto, las políticas económicas que se desplieguen para facilitar y acelerar la transición ecológica deberían de ser claras, tendrían que estar coordinadas internacionalmente y habrían de dotar a los agentes económicos de certidumbre y de un marco operativo estable.

"Tanto en nuestro país como a nivel internacional, la imposición medioambiental, la inversión pública y la regulación de la actividad económica han de ser las palancas fundamentales con las que impulsar la transición ecológica". Teniendo en cuenta que los riesgos físicos y de transición vinculados al calentamiento global podrían afectar de forma más intensa precisamente a algunos de los hogares y empresas más vulnerables, es imprescindible que estas políticas públicas presten una especial atención a mitigar, de forma temporal, el mayor impacto adverso del cambio climático en el corto plazo sobre dichos colectivos. La conveniencia de desplegar este tipo de medidas compensatorias no solo estaría justificada por cuestiones de equidad, sino también en pos de lograr el suficiente e indispensable consenso social para llevar a cabo de forma eficiente la necesaria transición ecológica.

En el contexto actual, el Banco de España señala que una continua y rigurosa evaluación de las políticas públicas es más necesaria que nunca. "Si bien toda política económica debería estar sometida, con carácter general, a una evaluación rigurosa, dicha revisión es más relevante, si cabe, en el ámbito del cambio climático". En particular, destacan que existe una extraordinaria incertidumbre no solo en torno a los riesgos climáticos que enfrentamos -y a su impacto económico-, sino también sobre la efectividad y las implicaciones de muchas de las medidas de política económica -relativamente novedosas- que se están desplegando para abordarlos. Solo con una evaluación continua y rigurosa de estas iniciativas podrá garantizarse que la transición ecológica se produce de forma eficiente, sin efectos indeseados, y sin malgastar recursos públicos y privados.

Una evaluación adecuada de las políticas públicas y de los riesgos climáticos exige incrementar el volumen y la calidad de la información disponible, añade el Banco de España. Así, disponer de una mayor cantidad de información medioambiental, de calidad y armonizada -entre países, sectores y empresas- "es indispensable para diseñar correctamente las políticas públicas que faciliten la transición ecológica. Pero también lo es para el sistema financiero, para que los inversores, las entidades de crédito y los bancos centrales puedan valorar adecuadamente su exposición -y la del resto de los agentes económicos- a los distintos riesgos físicos y de transición climáticos".

En este sentido, reseña que, aunque en los últimos años se han venido desplegando múltiples iniciativas para incrementar la cantidad y la calidad de la información recopilada y diseminada sobre las exposiciones climáticas, "aún queda mucho trabajo por hacer". Desde la perspectiva de los bancos centrales, en general, y del BCE y del Banco de España, en particular, avanzar, de la mano del sistema financiero, en la incorporación de las consideraciones climáticas en los marcos operativos de política monetaria, de estabilidad financiera, de supervisión y de regulación constituye una prioridad en la actualidad y de cara al futuro más inmediato, concluye el organismo.