Logo Bolsamania

Noticias

16/09/2022 06:00:00

Las bolsas afrontan la penúltima cuádruple hora bruja con la incertidumbre disparada

Aunque supongo que ya muchos lo sabrán, conviene explicar qué es la cuádruple hora bruja. Se trata de un fenómeno que se produce en los mercados cuatro veces al año: el tercer viernes de marzo; el tercer viernes de junio; el tercer viernes de septiembre y el tercer viernes de diciembre. Este evento se refiere al vencimiento simultáneo de futuros de acciones, futuros sobre índices bursátiles, opciones sobre índices y opciones sobre acciones.


Hay que decir que, dependiendo del mercado en el que se encuentren esos vencimientos, el horario es distinto. Por ejemplo, el mercado del Eurostoxx es el primero en el que se produce ya que la hora suele ser a las 12 del mediodía. Mientras, en el mercado alemán, en el Dax, se produce a las 13 horas. En los mercados americanos, tanto el SP500 como el Dow Jones, así como el Nasdaq y el Russell, los vencimientos se producen a las 15:30 horas, junto a la apertura de sesión. Mientras, en el mercado francés, el horario es a las 16 horas. Por último, en el Ibex 35, el vencimiento tiene lugar a las 16:45 horas.

Según en el mercado en que se produzca, hay algunas diferencias ya que, por ejemplo, en el mercado americano las acciones no tienen futuros cotizados y solo tienen opciones. Por ello, allí se suele llamar triple hora bruja.

Normalmente, en todos los mercados los vencimientos son trimestrales. Sin embargo, en España, estos vencimientos suelen ser mensuales, es decir, tenemos vencimientos todos los tercer viernes de cada mes.

Algunos se preguntarán por qué se llama hora bruja. La respuesta es bien sencilla. Eso sí, para explicarlo habría que remontarse a décadas anteriores, ya que en los últimos 8-10 años nada es como antes. El nombre se asocia a la volatilidad, que normalmente aumentaba mucho debido a este acontecimiento. Sin embargo, ahora ya no es lo mismo. Mientras que antes los movimientos eran bruscos y rápidos, ahora no ocurre nada de eso. Así, suelen ser mínimos y, si se producen, tienen lugar durante la semana y no el mismo día.

Los volúmenes que se negocian en la actualidad ese día nada tienen que ver con lo que se hacía antaño. Si nos fijamos en lo que se negociaba el día de la cuádruple hora bruja de hace unos 25-30 años y lo comparamos con la actualidad, posiblemente se han multiplicado mínimo por 10. Esto quiere decir que los volúmenes finales son todavía mucho mayores, ya que hay que saber que son derivados financieros, de manera que los efectivos finales son mucho mayores.

ÚLTIMO VENCIMIENTO

nasdaq1509 (1)
Gráfico del Futuro del Nasdaq.

Si observan el gráfico que aparece arriba, representa el Futuro del Nasdaq y la línea vertical fue el último vencimiento trimestral, es decir, la última cuádruple hora bruja que hubo en los mercados. Por aquel entonces se vio algo similar a lo que estamos viendo estos días: tras una caída anterior y una recuperación a unos días de los vencimientos, se produjo una caída de manera rápida, viendo cómo finalmente el vencimiento tuvo lugar en la zona baja.

¿Por qué puede pasar ese movimiento? Es relativamente sencillo. Porque las posiciones vendedoras y bajistas dominan el mercado. Ahora bien, hay matices. Cuando alguien compra una acción cotizada, hay otra mano que la vende, es decir, en un mercado eficiente la suma de compradores y vendedores debería ser la misma. Lo importante en estos casos es saber la cantidad de manos donde se concentran esas posiciones.

Es decir, no es lo mismo que las posiciones compradoras de cara al vencimiento estén en muchas manos y esas mismas contrapartidas, que serían las vendedoras, estén en pocas, que viceversa.

sp1509
Gráfico del S&P

Llevábamos muchos años con el mercado americano al alza. Sin embargo, desde que se vieron los máximos históricos a final del año pasado y a comienzos del actual, comenzaron a cambiar las tornas.

Ya saben que muchas han sido las manos nuevas que han entrado a operar en los mercados y, sobre todo, lo famosas que se han hecho las opciones en los mercados de futuros, tanto compradoras como vendedoras (call y put). No nos podemos extender mucho con esa operativa, pero la entrada de muchos minoristas en este mercado ha provocado que estos últimos vencimientos suponga la pérdida de la camisa para muchos de ellos.

Volviendo a la cuádruple hora bruja, como hemos apuntado antes, los volúmenes son muy importantes. Ahora bien, cuando hay tensiones y cuando la intención es hacer vencer al mercado en un rango muy inferior (algo que sucede actualmente) o muy superior, el volumen comienza a incrementarse de manera muy importante en esa dirección los días anteriores.

Por último simplemente insistir en una percepción personal tras lo visto estos últimos años: los movimientos importantes se ven los días anteriores, ahí es donde se juega la partida. El día de vencimiento, las cartas ya están todas encima de la mesa con pocos cambios, por no decir ninguno, por lo menos el 90% de las veces.