Logo Bolsamania

Noticias

24/11/2022 13:36:43

Operar el mercado en base a noticias y similitudes con la negociación de derivados titulizados

El volumen del mercado mundial de los fondos de inversión cotizados (ETFs, por sus siglas en inglés) ha aumentado a más de 10 billones de dólares hasta junio de 2022, desde los 200.000 millones de dólares con los que contaba en 2003. La diversificación de la exposición, la alta liquidez y la transparencia, la opción de obtener dividendos y, no menos importante, los costes comparativamente bajos son algunos de los criterios más relevantes para un grupo de inversores que se ha expandido rápidamente en los últimos años.


Con su creciente volumen, el poder de mover el mercado de los ETF también ha aumentado. En este contexto, y no sólo en él, las estrategias de gestión activa de carteras deben ser cada vez más sofisticadas para lograr el ‘alfa’ frente al seguimiento de los índices bursátiles.

Una de estas estrategias es la negociación basada en eventos, que consiste en actuar tras la publicación de noticias específicas. En realidad, se trata de encontrar catalizadores de rendimientos, que pueden ser relevantes antes o después de un evento específico. Dichos acontecimientos abarcan fusiones y adquisiciones (M&A); informes financieros; escisiones; cambios en la gestión o cualquier otra acción o acontecimiento corporativo con influencia en el precio de las acciones, como, por ejemplo, una fecha de vencimiento de opciones.

Los paralelismos entre la negociación basada en eventos y las estrategias de negociación de derivados titulizados son notables. Ambas se basan en la capacidad del operador para identificar y aprovechar determinados acontecimientos que afectan a valores individuales o de referencia, por lo que no están necesariamente correlacionados con la evolución más amplia del mercado. Por definición, esto conlleva beneficios de diversificación que, a su vez, darán buenos resultados en los mercados alcistas y proporcionan protección contra los mercados bajistas.

¿Qué tipos de inversores o fondos usan la inversión basada en eventos? El valor fundamental de una acción se refiere a aspectos específicos de la empresa y explotar las ineficiencias de los precios es la clave de la negociación basada en eventos, una estrategia que ha sido utilizada tradicionalmente por los fondos de cobertura y las empresas de capital riesgo. La razón es que los demás inversores no suelen tener la capacidad analítica necesaria para poner el foco en los acontecimientos relevantes.

Analizar, por ejemplo, la valoración de una operación de fusiones y adquisiciones, la probabilidad de que se lleve a cabo, o no, y las oportunidades relevantes que se presentan en ella es el trabajo diario de las empresas de capital riesgo o de los inversores de gestión activa, como los fondos de cobertura. La creación de las capacidades pertinentes tiene unos costes en los que los gestores de fondos de inversión no quieren incurrir, ya que no tienen la necesidad de hacerlo.

Para los fondos de gestión activa, resulta cada vez más difícil seguir con éxito estrategias de rentabilidad absoluta o relativa sobre la base de unos ingresos por comisiones. En un entorno en el que los mercados en general crecen con rendimientos de dos dígitos año tras año, es muy difícil componer una cartera que pueda batir al mercado. La competencia de los fondos de gestión pasiva en el terreno de las comisiones se suma a esa presión. Otro reto para ellos es que no pueden limitarse a afirmar que el resultado de su gestión activa se aproxima aleatoriamente a la composición del índice; en ese caso, las autoridades de supervisión afirman que los gestores de fondos no tienen derecho a exigir a los inversores costes de gestión activa.

Sin embargo, este estilo de negociación no está exento de riesgos. El principal de todos ellos es la otra cara de la moneda de la mayor recompensa potencial y está relacionada con el movimiento del mercado, tras un acontecimiento catalizador. Por lo tanto, es esencial posicionarse antes del evento cuyos efectos se anticipan para evitar que no se pueda ejecutar la operación una vez que el mercado se haya movido.

Thibault Gobert, director del fondo de liquidez de Spectrum Markets