Logo Bolsamania

Noticias

09/06/2022 15:46:12

El BCE cumple: acabará con el QE en junio y subirá tipos en julio (0,25%) y septiembre

Estaba ampliamente descontado por el mercado a base de intervenciones verbales de los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE). La más reciente, la paloma entre palomas, la presidenta del organismo, Christine Lagarde, ya anticipó a mediados de mayo cual sería la secuencia de normalización monetaria del banco central. Y así se ha confirmado en el comunicado de prensa posterior al cónclave bancario de este 9 de junio. Fin de las compras del APP: 1 de julio; la primera subida de tipos en más de una década llegará en la reunión de julio y será de 25 puntos básicos; en septiembre habrá una segunda subida, sin especificar su tamaño.


Así, ha decidido poner fin a las compras netas de activos en el marco de su programa de compras de activos (APP por sus siglas en inglés) a partir del 1 de julio de 2022. El BCE tiene la intención de seguir reinvirtiendo, en su totalidad, los pagos del principal de los valores adquiridos al vencimiento en el marco del APP durante un período de tiempo prolongado, más allá de la fecha en la que comience a subir los tipos de interés oficiales del BCE y, en cualquier caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez amplias y una orientación adecuada de la política monetaria.

Por lo que respecta al programa de compras de emergencia (PEPP), el Consejo de Gobierno tiene la intención de reinvertir los pagos del principal de los valores adquiridos en el marco del programa hasta, al menos, el final del año 2024. En cualquier caso, la futura liquidación de la cartera del PEPP se gestionará para evitar interferencias con la orientación adecuada de la política monetaria.

En consonancia con la secuencia de políticas del Consejo de Gobierno, éste tiene previsto elevar los tipos de interés oficiales del BCE en 25 puntos básicos en su reunión de política monetaria de julio. Mientras tanto, el Consejo de Gobierno ha decidido mantener el tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito en el 0,00%, el 0,25% y el -0,50%, respectivamente.

De cara al futuro, el Consejo de Gobierno espera volver a subir los tipos de interés oficiales del BCE en septiembre. La calibración de esta subida de tipos dependerá de la actualización de las perspectivas de inflación a medio plazo. Si las perspectivas de inflación a medio plazo persisten o se deterioran, será apropiado un incremento mayor en la reunión de septiembre.

Más allá de septiembre, sobre la base de su evaluación actual, el banco central ha anticipado que "será adecuada una trayectoria gradual pero sostenida de nuevos incrementos de los tipos de interés". En consonancia con el compromiso del Consejo de Gobierno con su objetivo del 2% a medio plazo, el ritmo al que el Consejo de Gobierno ajuste su política monetaria dependerá de los datos que se reciban y de la forma en que evalúe la evolución de la inflación a medio plazo.

El banco central ha aducido la elevada inflación, que es "un gran reto" como la palanca principal de su decisión. "Las presiones inflacionistas se han ampliado e intensificado, con un fuerte aumento de los precios de muchos bienes y servicios. Los expertos del Eurosistema han revisado al alza sus proyecciones de inflación de referencia. Estas proyecciones indican que la inflación seguirá siendo indudablemente elevada durante algún tiempo", dice el BCE. "Sin embargo, se espera que la moderación de los costes de la energía, la disminución de las interrupciones del suministro relacionadas con la pandemia y la normalización de la política monetaria conduzcan a un descenso de la inflación", puntualiza.

El banco central indica que la injustificada agresión de Rusia a Ucrania sigue pesando sobre la economía en Europa y fuera de ella. Está perturbando el comercio, está provocando escasez de materiales y está contribuyendo a elevar los precios de la energía y las materias primas. "Estos factores seguirán pesando sobre la confianza y frenando el crecimiento, especialmente a corto plazo. Sin embargo, se dan las condiciones para que la economía siga creciendo gracias a la reapertura en curso de la economía, la solidez del mercado laboral, el apoyo fiscal y el ahorro acumulado durante la pandemia. Una vez que los vientos en contra disminuyan, se espera que la actividad económica se recupere", agrega.

Sobre esta base, el Consejo de Gobierno ha decidido adoptar nuevas medidas para normalizar su política monetaria. A lo largo de este proceso, "mantendrá la opcionalidad, la dependencia de los datos, el gradualismo y la flexibilidad en la ejecución de la política monetaria", puntualiza.