Notas de Prensa

28/05/2019

Aldro ayuda a convertir una vivienda en una casa inteligente

Las casas inteligentes o smart home llegan para instalarse pues facilitan la vida de sus habitantes a la vez que suponen una mejora de la eficiencia energética y seguridad de la vivienda


/COMUNICAE/

Aldro ayuda a convertir una vivienda en una casa inteligente

Las casas inteligentes o smart home llegan para instalarse pues facilitan la vida de sus habitantes a la vez que suponen una mejora de la eficiencia energética y seguridad de la vivienda


Lo que parecía ciencia ficción es ya una realidad. El avance de la tecnología ayuda a conseguir mejoras y en el caso del hogar implica la automatización de las instalaciones de la vivienda. El objetivo es que todos los dispositivos tecnológicos instalados en el hogar se conecten a través de la red wifi a un teléfono móvil que funcionará como centro de control y mando a distancia.

La comercializadora energética Aldro es consciente de esta transformación hacia casas inteligentes cuyas ventajas principales son aumentar el confort de sus habitantes y su calidad de vida, conseguir ahorro energético y gozar de una mayor seguridad.

Antes de tomar ningún tipo de medida, Aldro aconseja conocer el consumo real y los hábitos y rutinas de los habitantes de la vivienda.

Para ello, Aldro propone el uso de contadores inteligentes en los hogares (y también en los negocios), que permiten una lectura real y a distancia del consumo de energía en todo momento evitando así las lecturas estimadas y proporcionando la información necesaria para poder decidir el tipo de tarifa que mejor se adapta a las diferentes necesidades de cada cliente.

No es necesario realizar una gran inversión ni acometer grandes reformas para incorporar la domótica al hogar. En el mercado existen equipamientos básicos o gadgets que proporcionan soluciones completas para obtener una casa inteligente o smart home.

Casi todos los aparatos domésticos pueden conectarse a internet y controlarse desde un dispositivo móvil o un altavoz inteligente. Cualquier vivienda puede convertirse en una smart home mediante los dispositivos adecuados.

Aldro propone además aplicar medidas de eficiencia energética en ese camino hacia la consecución de la casa inteligente. A la hora de reemplazar un electrodoméstico, la mejor opción será decantarse por los etiquetados como A y, si se puede, comprar un electrodoméstico inteligente. Así por ejemplo hay frigoríficos con pantallas táctiles y con cámaras que escanean los productos de su interior y aportan información acerca de las características de los alimentos, su fecha de caducidad y recuerdan si se ha agotado algún producto. Del mismo modo, hay hornos y lavadoras que se pueden programar desde la oficina, campanas extractoras que se encienden solas cuando detectan que la cocina está en uso, televisiones que funcionan por control de voz y cuyo mando es un puntero, e incluso robots aspiradores, entre otros.

De esta manera, el usuario toma el control de los electrodomésticos a través de una simple aplicación para móvil o tableta. Además, un electrodoméstico inteligente será capaz de detectar un mal funcionamiento, localizar fugas de agua o gas y atascos en conductos internos y avisar de inmediato directamente al smartphone, evitando daños mayores y aportando un alto nivel de seguridad. Es una forma sencilla y eficiente de controlar el hogar y, de paso, la factura energética.

Otro aspecto importante según Aldro es el tema de la iluminación, que se puede controlar mediante dispositivos inteligentes. No solo habrá que utilizar bombillas led en la vivienda sino que se podrá regular su intensidad y encenderlas y apagarlas desde la distancia para un consumo responsable. Asimismo, los controles de presencia también suponen un ahorro de luz apagando las luces cuando no haya nadie en la habitación.

En cuanto a la climatización, también es posible programar la calefacción por horas para controlar el gasto energético. A través de termostatos inteligentes se regulará la temperatura de la vivienda según preferencias y hábitos para un mayor confort y un ahorro en la factura. Así se puede programar la caldera o consultar el gasto energético para regularlo a las necesidades del hogar. Lo mismo ocurre con el aire acondicionado puesto que los equipos más modernos disponen de sensores inteligentes que detectan la luz solar y la presencia dentro de la estancia para optimizar el funcionamiento del aire acondicionado según las circunstancias. Otra manera de regular la climatización sin recurrir a calderas ni aires acondicionados es mediante cortinas y persianas para aprovechar la luz natural. En este caso, las persianas automatizadas también se pueden controlar desde un dispositivo móvil, subiéndolas para conseguir estancias más luminosas y bajándolas cuando no haya nadie en la vivienda para mayor seguridad.

En este tema, cabe mencionar los sistemas de vigilancia como cámaras de seguridad conectadas a la red cuya instalación permite controlar todo lo que ocurre en el interior del hogar.

Con todo esto, Aldro pone de manifiesto que el camino hacia las casas inteligentes ya se está transitando. Con pequeños gestos e inversiones se conseguirá un hogar cada vez más inteligente; una smart home totalmente conectada y eficiente que aporta comodidad a sus habitantes controlando todos los aparatos que ofrecen un servicio dentro de la vivienda. Y además actuando de manera eficiente para aprovechar los recursos energéticos y optimizar el consumo. Convertir la vivienda en una casa inteligente es claramente posible gracias a la gran variedad de dispositivos que existen actualmente destinados a disfrutar de un hogar cómodo, seguro y eficiente energéticamente.

Fuente Comunicae