Logo Bolsamania

Noticias

08/01/2020 16:46:51

Toda la plantilla de Mediolanum recibirá un bonus de 2.000 euros a cuenta de 2019

Todos los empleados y asesores de Mediolanum serán recompensados con un bonus en el entorno de los 2.000 euros tras los buenos resultados cosechados por el banco de origen italiano en 2019. Esta medida ha sido anunciada esta misma mañana en una rueda de prensa en Milán y se implementará por igual en las plantillas de Italia, España, Alemania e Irlanda, donde está presente la entidad, así como entre todas las jerarquías del banco.


En total, Banca Mediolanum repartirá 17 millones de euros a cuenta de 2019 entre sus 2.900 empleados y sus más de 5.000 asesores financieros. Estos últimos, más conocidos como ‘family bankers’, trabajan en régimen de contrato mercantil como agentes.

En lo que respecta al negocio de España, tocará a más de 2,5 millones de gratificación extraordinaria, a la que tendrán acceso en idénticas condiciones los 260 empleados y los 1.020 asesores financieros de Banco Mediolanum, dirigido desde mayo por Igor Garzesi, que sustituyó a Vittorio Colussi como consejero delegado. Garzesi llegó a Mediolanum en 2001 y también ha ejercido los puestos de director de Operaciones y, desde 2010, director general.

El grupo italiano no ha dado más detalles al respecto sobre este bonus global en la rueda de prensa, ya que está a expensas de que se presenten sus resultados anuales el próximo 11 de febrero, pero sí ha asegurado que "los ingresos han superado las expectativas". Lo que sí ha avanzado es que también dará un dividendo extraordinario a sus accionistas y dividendos ordinarios de más de 0,40 euros por acción en los próximos años, superando así el nivel de los tres últimos ejercicios.

En diciembre, Mediolanum reconoció que va a meterse en la pelea por fichar gestores de fondos de renombre y comprar boutiques en Reino Unido o Estados Unidos para impulsar su gestora de activos, con sede en Dublín. Además, pasará de un modelo de fondos de fondos a más inversión directa y hará mandatos externos, con un objetivo múltiple: bajar los costes de sus productos, ganar en economías de escala, lanzar nuevas estrategias y proteger su cuota de mercado actual en un contexto muy incierto, con los tipos extremadamente bajos y más presión regulatoria por parte de Europa.