Logo Bolsamania

Noticias

28/11/2019 09:33:09

Golpe de efecto de Telefónica para evitar su quinto año consecutivo de caídas en bolsa

Telefónica convocó este miércoles, con "urgencia" y a bombo y platillo, a los medios para hacer una importante revelación que se concretó en el anuncio de un plan de acción basado en cinco líneas estratégicas, de entre las que destaca su objetivo de centrarse en Europa y Brasil y desvincularse del resto de Latinoamérica. La operadora comunicó también cambios en la estructura organizativa de Telefónica España. José María Álvarez-Pallete dijo que este movimiento no pretende una reacción de los títulos en bolsa, pero es innegable que supone también un golpe de efecto para tratar de evitar que la compañía sume su quinto año consecutivo de caídas.


Un 1,5% sube Telefónica este jueves, lo que no impide que siga en negativo en el año (-4%). Estos descensos pueden parecer algo superable, pero lo cierto es que, a tenor de la debilidad que muestra a diario en bolsa, le va a costar lo suyo conseguir anular estos recortes y acabar el año en positivo. De cerrar estos últimos 12 meses en rojo, sumaría otro nuevo año con descensos, tras finalizar 2018 con retrocesos del 4,8%, 2017 con caídas del 3,7%, 2016 con recortes del 6,2% y 2015 con pérdidas del 7,9%.

Precisamente es a mediados de 2015 cuando los analistas técnicos trazan la línea que marca el momento del inicio de las caídas continuadas hasta el día de hoy. La operadora muestra desde julio de ese año una impecable tendencia bajista, con máximos y mínimos decrecientes además de una directriz bajista que está impidiendo cualquier tipo de rebote sostenido.

Los analistas de Berenberg decían en un informe publicado esta semana que Telefónica está barata, pero que es un título "complicado". Subrayaban que se da demasiado importancia, a la hora de analizarla, a la situación del mercado español -con la presión de la competencia- y que esto sólo contribuye a perjudicarla dado que es un mercado en deterioro. Estos expertos, sin embargo, confían en la capacidad de la operadora para cumplir con su objetivo de crecimiento de OIBDA para este año (del 2%) pese a que la publicación de sus últimos resultados hasta septiembre -con una caída del beneficio del 50,6%- generó las dudas de algunos analistas sobre estas previsiones.

El hecho de que esté barata probablemente sea una de las razones que lleva a la mayoría de expertos que la cubren a recomendar comprar. El 54% tiene este consejo, lo que constituye el porcentaje más alto de esta recomendación en el año. Un 42% recomienda mantener y el resto (apenas un 4%) se decanta por vender. Firmas importantes, como Deutsche, Jefferies, CaixaBank o Banco Sabadell se encuentran entre las que aconsejan comprar.

Recientemente Credit Suisse elevó a Telefónica hasta sobreponderar desde neutral, con un precio objetivo de 8,50 euros. Esta y otras noticias, como las especulaciones sobre la posible entrada del fondo KKR en su capital, han contribuido en los últimos tiempos a calentar la acción. Ahora, la compañía ha lanzado este nuevo órdago sobre su estrategia a futuro que de momento no parece que vaya a ser suficiente para que acabe de arrancar en bolsa. En lo que va de año lo hace claramente peor que el Ibex (que sube un 9%), que el conjunto de Europa (que se revaloriza un 25%) y también que el sector teleco europeo, que avanza un 8%.

QUÉ NO CONVENCE

Cabe preguntarse qué ocurre con Telefónica, qué no convence. José María Álvarez-Pallete llegó a la presidencia en abril de 2016 y desde entonces la compañía ha sumado un año tras otro de recortes en bolsa. El presidente ejecutivo de la teleoperadora ha centrado su estrategia en posicionar a la empresa a la cabeza en el marco de la revolución tecnológica y el 5G, un proyecto a largo plazo, en el que volvió a insistir este miércoles, que supone sacrificios a corto y que no acaba de calar entre los inversores.

Por mucho que la deuda, que tanto preocupa, sume ya diez trimestres consecutivos de descensos, y que este año se hayan hecho desinversiones de peso, el mercado no termina de estar conforme. En el olvido quedó la venta de O2 y ahora nada parece ser suficiente.

El que en España la competencia cada vez sea mayor también preocupa; lo cierto es que da la impresión de que el mercado está esperando algún tipo de giro o vuelta de tuerca en la estrategia de la operadora, pero no está tan claro que lo comunicado en la pasada jornada satisfaga las expectativas. En junio de este año Bolsamanía publicaba un artículo titulado: "Pallete resucita el negocio de Telefónica, pero no el valor de su acción". Pues eso.