Noticias

27/11/2019 09:28:43

Las operaciones corporativas, el catalizador que faltaba para asegurar el rally de Navidad

Las bolsas han tenido un buen 2019 y parece que el sentimiento está mejorando de cara al cierre del año y a un posible rally de Navidad gracias a China y EEUU, a los favorables datos macro y al aluvión de operaciones corporativas que se está produciendo. Las OPAs que se han anunciado en los últimos días han catapultado a las compañías implicadas y han contribuido a alimentar la sensación de que la solidez ha vuelto al mercado.


De la oferta lanzada por la suiza SIX sobre BME al acuerdo entre LVMH y Tiffany para que la primera compre finalmente la segunda por unos 16.300 millones de dólares, pasando por la operación anunciada por Novartis sobre The Medicines o la adquisición de TD Ameritrade por parte del bróker Charles Schwab por 23.600 millones de euros. Las compras proliferan y lo hacen en efectivo y con primas importantes. Hay dinero para invertir y eso es bueno.

Financial Times explica que estos movimientos sugieren que el auge de las negociaciones en el mundo corporativo permanece intacto después de una pausa que se ha debido a la disminución de la confianza entre los ejecutivos y al temor a la desaceleración en el crecimiento global. Las decisiones de los bancos centrales de EEUU y Europa de reducir aún más los tipos de interés en los últimos meses han apuntalado los mercados bursátiles y ampliado la disponibilidad de préstamos históricamente baratos.

"Es una repetición de lo que vimos en 2014 antes de la actividad récord en 2015. 2020 tiene el potencial de ser otro año récord en fusiones y adquisiciones"

"No es una coincidencia que las fusiones y adquisiciones hayan aumentado desde el verano. La actividad de fusiones y adquisiciones responde al coste de la financiación y al nivel de liquidez disponible en el mercado. Los tipos de interés son más bajos y los bancos centrales vuelven a añadir activos a sus balances", explica Jasper Lawler, experto de London Capital Group. Lawler añade que la confianza de los inversores ha aumentado.

Los temores a una recesión están remitido, lo que igualmente contribuye a apuntalar este tipo de operaciones. La curva de rendimiento de los bonos en EEUU, que se invirtió este año por primera vez desde la crisis financiera, ya no da señal de alarma y S&P Global, la agencia de calificación, dijo el lunes que la probabilidad de una recesión en EEUU había comenzado a disminuir. En Europa, los últimos PMI manufactureros han dejado señales alentadoras, al igual que el IFO o el índice GfK de Alemania.

Los expertos dicen que la situación ahora está más calmada y que las empresas con dinero están aprovechando. Luigi De Vecchi, analista de Citigroup, declaró a FT que "las empresas con grandes cantidades de dinero se dirigen una vez más al mercado estadounidense, ya que muchos mercados emergentes representan una ecuación riesgo-recompensa más peligrosa debido al aumento del riesgo geopolítico".

2020, OTRO POSIBLE AÑO RÉCORD

Morgan Stanley augura, en su informe de perspectivas para 2020, que las operaciones corporativas se mantendrán al alza el próximo año. "La mejora del beneficio por acción de las empresas y la reducción del riesgo político sugieren la posibilidad de un aumento de las fusiones y adquisiciones", anticipa.

En línea con el banco estadounidense, los expertos de London Capital Group creen también que 2020 será un año marcado por las operaciones corporativas. En su opinión, lo que se está viendo ahora se asemeja a lo que se observó en 2014, que luego dio lugar a un 2015 de récords.

"Es una repetición de lo que vimos en 2014 antes de la actividad récord de fusiones y adquisiciones en 2015. 2020 tiene el potencial de ser otro año récord en fusiones y adquisiciones", prevé Jasper Lawler.

Añade este analista que hay muchas industrias antiguas, por ejemplo la automotriz o la bancaria, que se están enfrentando a problemas. "Si los costes de financiación se mantienen en estos niveles o más bajos, la consolidación es una manera de tratar de sobrevivir", apunta.