Noticias

30/11/2019 06:00:00

"No se deje llevar por el calentón del Black Friday": así se capea la exaltación en bolsa

EEUU gasta más que nunca. Esa es la realidad que deja el Black Friday de 2019. El consumidor estadounidense se ha dejado más de 4.000 millones de dólares en compras solo en el Día de Acción de Gracias. En total, Adobe Analytics pronostica 9.400 millones de dólares en ventas en esta semana, un 19,1% más que en el mismo periodo del año anterior. ¿Hay que dejarse llevar en bolsa por este optimismo? Mark Hubert, columnista de MarketWatch, tiene la respuesta: "No".


Los datos hablan por sí solos. El S&P Retail Select Industry Index (SPIRE) acabó la temporada del Black Friday en 2018 al alza (+0,3%). A finales de aquel año, acabó registrando caídas del 8,3% respecto a las del 4,3% del S&P 500 en ese mismo periodo.

Este índice del sector retail estadounidense fue creado en 1999. Viajemos aún más hacia el pasado. 1975, primer año en el que el término Black Friday adquiere entidad propia y empieza a ser utilizado.

Desde entonces, siempre que el Dow Jones sube en Black Friday contagiado de ese espíritu comprador y optimista... acaba corrigiendo con fuerza a finales de año. Y viceversa.

¿Por qué ocurre este fenómeno en bolsa? La respuesta de Hubert, o mejor dicho, su "corazonada", apunta a que el inversor (y por tanto los mercados) reaccionan en estos casos de forma muy exagerada: para bien o para mal.

En cuanto hay un mínimo síntoma de buenas noticias, todo el mundo se pone alcista... y esa exaltación más artificial que basada en fundamentales que la sostengan acaba poniendo los pies en la Tierra, con una gran corrección, claro.

El consejo de Hubert teniendo todo esto en cuenta es claro: "Ignoren el ruido estadístico en estas jornadas". En lugar de ello, empuja a los inversores a pasar de invertir y dedicar estos días a lo que realmente importa: pasar tiempo en familia.

LOS AIRPODS, PRODUCTO ESTRELLA EN EEUU

¿Qué está siendo lo más vendido en EEUU? Frozen 2 está arrasando en las jugueterías. En materia electrónica, el Fire TV de Amazon y los AirPods de Apple están acaparando los bolsillos de los estadounidenses. Ojo también con el Chromecast de Google, otro de los gadgets más vendidos.

Un año más, las compras se concentraron en los dispositivos móviles, desde donde se efectuaron un 46,4% de las compras totales, respecto al 33,5% del año anterior.