Noticias

07/11/2019 09:52:15

JP Morgan no incluye ningún valor del Ibex en su lista de favoritos para invertir

Las bolsas están pletóricas. Y el Ibex, también. El selectivo español mantiene su tendencia alcista en el corto plazo y sigue pensando en los máximos anuales. Pero no es suficiente para seducir a JP Morgan. El banco de inversiones estadounidense ha dejado a Cellnex fuera de su lista de valores favoritos para invertir y no ha incluido a ningún otro en su lugar.


Sin Cellnex, solo sobreviven en este listado Ferrovial, Grifols e IAG como representantes del índice español que no parece ganarse del todo la confianza del gigante de la inversión. Lo cierto es que razones no le faltan. En comparación con el resto de bolsas europeas (y ya no digamos índices estadounidenses), el Ibex palidece.

El analista de Bolsamanía, J.M. Rodríguez, destacaba recientemente las subidas acumuladas de estos selectivos en lo que va de 2019: Ibex (+10%), Dax (+22%), Euro Stoxx 50 (+23%), Cac 40 (+23%) y FTSEMIB (+27%).

Con todo, César Nuez destaca que "las perspectivas técnicas son buenas y parece muy probable que acabemos viendo un ataque al nivel de los 9.500 puntos". Lo siguiente sería ya pensar en los máximos anuales, en los 9.588 puntos.

¿Cuáles son entonces las nuevas apuestas de JP Morgan? Las últimas llegadas a su selecta lista son las de Adevinta, DSM, EQT, Ericsson, Kering, Kuehne + Nagel, M&G y Vodafone. Las que se caen son la citada Cellnex, Intermediate Capital Group, Lanxess, Nokia, Pearson, Puma y Rio Tinto.

JP Morgan también tiene su particular lista negra de valores. En ella encontramos títulos españoles como Admiral, Aena y Telefónica. Fuera de España destacan otros como la francesa Carrefour, la danesa Vestas y las británicas Sainsbury, Rolls-Royce y Hargreaves Lansdown. La que se salva es Enagás, a la que la entidad estadounidense ha dejado fuera de sus empresas a infraponderar.

ASÍ FUE EL VOLANTAZO DE JP MORGAN

El coloso inversor estadounidense publicó un informe a finales del pasado mes de octubre. En este, daba un giro de 180 grados y cambiaba Wall Street por las bolsas europeas.

En aquel entonces, JP Morgan veía "una oportunidad de invertir en la Eurozona que, a su vez, era un tren al que subirse". Sus razones eran varias: que la renta variable del Viejo Continente está barata... y que su situación macro ha tocado fondo, por lo que solo le queda margen de subida.

Europa sigue siendo la gran apuesta del banco pero con un pequeño asterisco: España y su Ibex. ¿Lograrán hacerse un mayor hueco estos valores en la lista de la compra de JP Morgan?