Logo Bolsamania

Noticias

15/01/2020 09:43:30

Jamie Dimon, el rey Midas, hace de JPMorgan el banco USA más rentable de la historia

Jamie Dimon se ha convertido por derecho propio en el rey Midas de la banca del siglo XXI. Su última hazaña ha consistido en situar a JPMorgan Chase como el banco estadounidense con más beneficios de la historia: nada más y nada menos que 36.400 millones de dólares en 2019, según las últimas cifras publicadas por la entidad neoyorquina este martes.


JPMorgan es el mayor banco de Estados Unidos por volumen de activos (2,72 billones de dólares) y el que más vale en bolsa. Actualmente, su capitalización bursátil es de 440.000 millones de dólares y cotiza muy cerca de su máximo histórico de 141,10 dólares marcado el 2 de enero. Su revalorización en los últimos 12 meses se sitúa cerca del 40%, lo que indica la buena valoración que hace el mercado de su posición actual de liderazgo.

Y aquí es donde entra en juego la gestión de Dimon, considerado el banquero de más éxito de su generación. A sus 63 años (cumplira 64 en marzo), el apodo de rey Midas no puede ser más apropiado, ya que es hijo de padres griegos que inmigraron a Nueva York. Su abuelo paterno, apellidado Papademetriou, fue el que cambió el apellido familiar a Dimon. Además, su padre y su abuelo eran corredores de bolsa en el desaparecido broker Shearson.

Graduado en la Harvard Business School, comenzó su carrera en American Express en 1982 de la mano de Sandy Weill. En 1985, ambos dieron el salto a Commercial Credit, donde Dimon ejerció como director financiero. Allí contribuyó a formar el gran conglomerado Citigroup, donde trabajó hasta 1998.

En 2000, Dimon fue nombrado CEO de Bank One, entonces el quinto banco del país, que fue adquirido por JPMorgan Chase en 2004. En 2005, fue nombrado CEO del banco y en 2006 también ocupó el cargo de presidente. En 2008, entró en el consejo de la Reserva Federal de Nueva York.

La principal fortaleza de Dimon ha sido su capacidad para hacer frente a la Gran Depresión sin que JPMorgan tuviera que ser rescatado. Uno de sus movimientos más brillantes fue desprenderse de 12.000 millones de dólares en hipotecas subprime en 2006, justo antes del estallido de la gran crisis financiera de 2008.

Su gran crisis se produjo en 2012, cuando tuvo que reconocer pérdidas iniciales de 2.000 millones de dólares en un escándalo financiero conocido como la London Whale, que destapó operaciones opacas de trading por parte de su filial británica, con pérdidas finales superiores a 6.000 millones de dólares.

En cualquier caso, Dimon ha reforzado su papel como el gran banquero americano en los últimos años y ha convertido a JPMorgan en el banco más poderoso del país. A su vez, el ejecutivo ha amasado una auténtica fortuna en los últimos años, ya que además de su elevado salario (unos 20 millones de dólares anuales), ha amasado una riqueza de 1.700 millones de dólares, según Forbes (gran parte de ella gracias a su participación en JPMorgan).

En este escenario, parece que Dimon quiere seguir siendo el rey Midas de la banca americana durante mucho más tiempo. Este mismo martes comentó, a preguntas de los periodistas, que no tiene previsto retirarse al menos hasta dentro de cinco años. Una respuesta similar a la que dio en 2018.

"Mi declaración sigue siendo la misma: cinco años. Si alguna vez establecemos una fecha de jubilación real, se lo haremos saber", comentó con ironía. Esto no significa que su visión futura sea placentera. Al contrario, en los últimos tiempos, por ejemplo en el Foro de Davos, ha anticipado que su entidad está preparada para cuando se produzca una nueva crisis.

No quiero asustar a los inversores, pero nunca hemos tenido una QE antes. No hemos tenido la vuelta de esas políticas. Las regulaciones son diferentes. La transmisión monetaria es diferente. Los gobiernos se han endeudado demasiado, y la gente puede entrar en pánico cuando las cosas cambien", comentó en 2018.

Y en febrero del año pasado, durante el Día del Inversor del banco, afirmó que "estamos preparados para una recesión", aunque luego matizó que "no estamos prediciendo una, simplemente señalamos que somos muy conscientes de los riesgos".

Asi las cosas, Dimon ha mantenido en 2019 su trono de rey Midas en la banca americana y mundial. Por el momento, tiene la capacidad de convertir en oro todo lo que toca, como el antiguo monarca griego, curiosamente la tierra de sus antepasados.