Noticias

01/12/2019 06:00:00

¿El inversor es machista? Fichar a una mujer es castigado con hasta dos años de caídas

La paridad sigue siendo una asignatura pendiente para las empresas. Cada vez más se suman a la causa pero las cifras siguen estando lejos de la igualdad entre hombres y mujeres. En el caso español, solo dos compañías del Ibex 35 alcanzan el mínimo en sus comités de dirección. Pero, más allá de los decisiones de estos grupos, el problema puede estar también al otro lado: ¿Es el inversor machista?


Dos años de caídas. Es el panorama que afrontan las empresas que fichan a una mujer como directiva. Al menos, según los datos de una investigación llevada a cabo entre 1.889 compañías a lo largo de 14 años y publicada por Informs journal Organization Science.

Si la compañía en cuestión ficha a otra mujer y le da otro alto cargo, caerá (de media) otro 2,3% adicional. "El valor de las empresas no cambia realmente, son solo las percepciones de la gente", asegura Kaisa Snellman de INSEAD.

Snellman es una de los encargadas de dirigir este estudio. Como parte del experimento, pidieron a altos cargos que leyeran comunicados de prensa ficticios anunciando la llegada de nuevos miembros a su directiva.

¿El resultado? Ellos mismos anticiparon que los hombres se preocuparan más por los beneficios del grupo y menos por generar valor social al creer que las mujeres son demasiado "blandas".

"Si algo es subjetivo, es el mercado", asegura Snellman. Las empresas hacen así oídos sordos a los informes que relacionan una mayor diversidad y paridad en los Consejos con un mayor éxito. Ese es el caso de un análisis efectuado por McKinsey & Co. Y el de otro llevado a cabo por Credit Suisse que identificó "un extra de rendimiento en las directivas con un porcentaje más igualitario".

SOLO REPRESENTAN UN 20% EN LOS CONSEJOS

Estos hallazgos han llevado a entidades como BlackRock, la firma que más activos gestiona en el mundo, a meter presión a las empresas para fichar mujeres en sus directivas. Actualmente, solo representan un 20% en las juntas directivas de las cotizadas de todo el mundo (según datos de Bloomberg) y una cuarta parte en el caso de las empresas del S&P 500.

El peligro de todo esto, para Snellman, es que se banalice y las empresas sumen mujeres a sus directivas simplemente para cumplir una cuota, no porque realmente crean en esos valores de igualdad y paridad. "Para dejarlo claro, no estoy pidiendo que todas asciendan a las mujeres hasta los puestos más altos pero en el mundo de los negocios no hay diversidad de género en las directivas y eso lo sabemos", apostilla.