Logo Bolsamania

Noticias

15/01/2020 12:30:41

El independentismo veta a Podemos para fijar su postura en la reunión Sánchez-Torra

Pedro Sánchez y Quim Torra se reunirán en breve. El encuentro entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat se producirá en cuanto el jefe del Ejecutivo estatal ponga en orden su recién estrenado Gobierno, un tiempo de gracia que el líder del Govern catalán usará para buscar una posición consensuada con el independentismo de cara a este encuentro. Las profundas discrepancias que recorren el movimiento separatista están haciendo misión imposible que partidos y entidades se pongan de acuerdo, ya no en los contenidos, sino en quién debe estar en las reuniones previas a la cumbre Estado-Cataluña.


El cisma entre los partidos socios en el Govern de la Generalitat se ha vuelto a poner de evidencia en los últimos días por la composición de esta mesa catalana que dictará a Torra su orden del día en el encuentro con Sánchez. La chispa entre ERC y Junts per Catalunya esta vez ha saltado por la oposición de la ANC a la presencia de Catalunya En Comú, con el argumento de que Podemos ya se sienta junto al PSOE en el otro lado de las negociaciones, por lo que no puede ser parte de los dos bandos.

En un comunicado, la organización ha reclamado que la "mesa catalana previa a la bilateral" esté formada exclusivamente por partidos, entidades y actores sociales independentistas, excluyendo a los comuns. Su petición ha suscitado el reproche de ERC, cuyo portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, ha calificado de "enorme error" que la ANC se muestre excluyente, ya que "estamos para sumar y no para restar".

Las críticas de Rufián han recibido respuesta desde los junteros por la portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, quien avaló la tesis de la ANC de que el espacio que lideran Jaume Asens y Ada Colau queda excluido por ser la plataforma de Podemos en Cataluña. El temor del movimiento que aboga por la autodeterminación catalana es que la fuerza de izquierdas condicione los contenidos de esta mesa al ser a la vez juez y parte.

Tanto los postconvergentes como la entidad que dirige Elisenda Paluzie enfocan el encuentro entre Sánchez y Torra y los que seguirán entre Generalitat y Moncola como un período de negociaciones entre los partidos proindependentistas y el Gobierno. Y los comunes se sitúan bajo el espectro de Podemos, por ende, son del "otro bando".

La lluvia de comentarios de estas últimas jornadas ha seguido con los de la alcaldesa de Barcelona. Colau ha tomado partido en la disputa con una advertencia a la ANC: la etapa de diálogo "es incompatible con el sectarismo". Catalunya en Comú, que está negociando los presupuestos catalanes con el Govern de Torra, no ha encajado nada bien que no se le permita asistir a esta mesa porque "no es razonable que se quiera excluir a una parte fundamental del país". Eso sí, fuentes parlamentarias recuerdan que no corresponde a Paluzie decidir quién participará en la reunión de partidos y entidades, por lo que esperan finalmente acudir.

MESA DE PARTIDOS

Torra, a pesar de estar entre la espada y la pared por la polémica suscitada y consciente de que los comunes son su muleta en la aprobación de las próximas cuentas de la Generalitat, ha cedido a las presiones de la ANC y ha convocado a partidos y entidades independentistas este miércoles, una reunión a la que los comuns finalmente no estarán invitados. Lo ha hecho, eso sí, tras programar una reunión de la mesa de partidos con representación en el Parlament este viernes en el Palau de la Generalitat a las 17.00 horas en su tercera edición.

La líder de los comuns en el Parlament, Jéssica Albiach, ha apostado por que este espacio sea el que fije la postura del Govern ante el Ejecutivo central: "Si no preparamos allí lo que trasladará la Generalitat en la reunión bilateral con el Gobierno, ¿para qué servirá la reunión?". Ha sugerido también Albiach que el president invite a las entidades a esta mesa para no duplicar espacios de diálogo.

Sánchez, por su parte, ajeno a la polémica, ha afirmado que no tiene problema en reunirse con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, "porque sigue siendo presidente de la Generalitat". Es más, ha afirmado que estará "encantado de verle para poner en marcha el diálogo que es tan necesario".