Logo Bolsamania

Noticias

13/02/2020 11:31:16

GSMA valoró posponer el Mobile, "pero era imposible predecir el fin de la crisis"

En una comparecencia conjunta de GSMA y las autoridades municipales de los Ayuntamientos de Barcelona y lHospitalet del Llobregat, de Fira de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya, los responsables del Mobile World Congress han dado explicaciones sobre la cancelación del certamen tecnológico que se anunció a última hora de la tarde de este miércoles. Entre las razones, la entidad oranizadora ha destacado que "nuestra prioridad ha sido la seguridad de todos los implicados y la reputación del Mobile World Congress". El organismo también ha subrayado el gran debate que se produjo en el seno de su consejo, pero finalmente "se vieron obligados a cancelar".


"Hemos sido los anfitriones del MWC durante 14 años en Barcelona. Este es un evento que ha trascendido las fronteras de la tecnología y ahora tiene un impacto extraordinario en nuestras vidas". "Hemos cancelado por la preocupación del coronavirus", ha dicho John Hoffman, CEO de GSMA y alma matter del evento.

"Pensamos en reducir las dimensiones", ha explicado, pero "nuestros asesores y expositores dijeron que igualmente no vendrían". "Pensamos en posponer el evento y aunque parecía una solución, tampoco sabíamos cuando iba a reconducirse la situación". "Lamentablemente es imposible continuar celebrando el MWC en Barcelona en 2020", ha concluído, para agregar, "tenemos un futuro brillante por delante en el MWC en 2021".

Lo ha dicho en rueda de prensa este miércoles, en la que han participado los consellers Jordi Puigneró y Alba Vergès; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la alcaldesa de LHospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera. La comparecencia también ha contado con la presencia del presidente de Fira de Barcelona, Pau Relat; el director general de la institución ferial, Constantí Serrallonga, y el director general de la GSMA, Mats Granryd.

A su turno, Puigneró ha insistido en que "la suspensión del MWC 2020 por parte de la GSMA no es consecuencia de un ambiente inseguro en términos sanitarios, sino una cuestión global y de miedo global. [...]. Nuestro país no tiene ningún caso de coronavirus y estamos preparados para cualquier eventualidad". Cunillera, por su parte, ha remarcado que "juntos hemos trabajado para luchar contra una epidemia de miedo", entre administración, GSMA y MWC. "El ambiente de colaboración y cooperación, que se ha visto entre el ministro de Sanidad y la consellera de Salud, no solo tiene voluntad política, está sustentada en datos científicos: no existe un peligro", añade en otro sentido.

IMPACTO ECONÓMICO

A las preguntas de los periodistas sobre el impacto económico y las indemnizaciones por las cancelaciones, Granryd ha insistido en que la "responsabilidad es asegurar una situación sanitaria perfecta". Ha destacado que "la suspensión del MWC no es un tema económico, ya que GSMA es una organización sin ánimo de lucro y sus beneficios se reinvierten". "Todavía no hemos calculado el coste de la cancelación. Aquí no se trata de dinero, sino de la salud", ha declarado. Además, ha dejado claro que en los contratos con las empresas se especificaba que la organización se reserva el derecho de cancelar por causa de fuerza mayor, como se ha esforzado en insistir que es este caso.

Se calcula que la entidad tendrá que hacer frente a indemnizaciones millonarias y, de hecho, algunas fuentes apuntan a que GSMA estuvo presionando al Gobierno español para que declarara la emergencia sanitaria nacional por el COVID-19, ya que de esta manera podría reclamar a las compañías de seguros el reembolso de estos gastos de cancelación. Las autoridades españolas, sin embargo, no cedieron al lobby del Mobile y se mantuvieron firmes, de hecho, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha insistido en que la cancelación del certamen no es por "alerta sanitaria" y ha defendido que España tiene una "situación controlada".

REUNIÓN DE EMERGENCIA

El consejo de GSMA, formado por 26 miembros y que incluye altos directivos de las operadoras y empresas tecnológicas más relevantes a nivel mundial, mantivo una maratoniana cumbre en la que se decidió suspender la edicicón del evento que debía celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero ante la oleada de bajas que se han producido en los últimos días por el avance del virus de Wuhan. La decisión se producía después de que más de una treintena de compañías, entre ellas las principales telecos (Vodafone, Orange o BT) hayan anunciado que no acudirán a Barcelona.

La organización está trabajando junto a las administraciones locales y regionales para que próximas ediciones sigan celebrándose. Entidades como Telefónica han comentado que "entienden" la decisión y que seguirán apoyando el evento y a Barcelona "como ciudad organizadora".

Desde el Gobierno han evitado que esta situación se produzca a toda costa y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comparecido en varias ocasiones asegurando que "no hay ninguna razón" de salud pública que aconseje aplazar o no celebrar este evento.