Logo Bolsamania

Noticias

09/01/2020 12:00:30

ERC y PSOE abordan los presupuestos con la amnistía a los presos como telón de fondo

Ni 24 horas han esperado los socialistas para poner los Presupuestos sobre la mesa de negociación con los republicanos. El flamante Gobierno de PSOE y Podemos no da tregua a ERC y quiere cobrarse todas las concesiones hechas al partido de Oriol Junqueras a cambio de la abstención a Pedro Sánchez, cuanto antes. Conscientes de que el acuerdo para la investidura no es más que el calentamiento y que el verdadero partido se juega en la confección y aprobación del primer proyecto presupuestario desde la era Montoro, Moncloa ya ha empezado a rebajar los acuerdos, mientras desde comunes, Podemos y ERC sacan a pasear la amnistía para los presos del ‘procés.


El nuevo Ejecutivo de coalición necesita sus propias cuentas para cumplir con su ambicioso programa, con una estructura de inversiones y gasto a años luz del vigente desde 2018, del anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Y, además, a Sánchez se le acumulan los cheques que ha extendido y que debe pagar. Los pactos para su ratificación en el cargo de presidente del Gobierno incluyen una larga lista de pactos económicos y fiscales para el País Vasco, Valencia, Galicia y Teruel que PNV, Compromís, BNG y Teruel Existe esperan empezar a recibir y que deben quedar reflejados en los Presupuestos Generales del Estado que se presenten al Congreso.

‘Esquerra’ calcula usar esta baza para seguir exprimiendo al PSOE y ya ha empezado a imponer nuevas condiciones: amnistía para los políticos encarcelados por el Tribunal Supremo y que el Gobierno se retire de todas las causas judiciales. Como objetivo final, se reivindicará también un referéndum de autodeterminación para Cataluña. Además, según ha podido saber Bolsamanía, hay otras cuestiones que ambas formaciones trataron en las negociaciones.

Fuentes conocedoras explican que el diálogo entre los dos partidos ha servido “para acordar temas que van más allá de la mesa entre gobiernos, entre los que pueden encontrarse también asuntos económicos que afecten directamente a Cataluña”. Aseguran que republicanos y socialistas han abordado cuestiones relacionadas con los fondos destinados a la comunidad, haciendo especial hincapié en la actualización de las políticas sociales en dependencia o sanidad, relatan desde el entorno de los partidos. La voluntad de ERC es convertirse en el partido hegemónico en la región en temas sociales, por lo que estos aspectos han copado parte de las negociaciones.

Los republicanos también se alinean con otras medidas acordadas por Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. La derogación de la reforma laboral, las reformas fiscales y la regulación del alquiler con intervención de las Comunidades Autónomas para que estas puedan fijar topes s a los precios de los arrendamientos contentan a ERC, que no abandona otras reclamaciones históricas de Cataluña como el déficit en la inversión estatal en infraestructuras.

De cara a la galería, sin embargo, ’esquerra’ se esfuerza en proyectar una imagen de firmeza y de que en las largas conversaciones con el equipo negociador de Ferraz sólo se abordó el conflicto político en Cataluña. Y propaga a los cuatro vientos que el acuerdo alcanzado con el PSOE ha sido sólo para facilitar la investidura de Sánchez, sin incluir un eventual apoyo a las cuentas del futuro Gobierno. Una postura que no gusta nada en Moncloa y, a una semana de la formación de Gobierno, después de que Sánchez haya retrasado la confección de su ejecutivo, fuerza a la vicepresidenta todavía en funciones, Carmen Calvo, a recordar a ERC que a lo largo de toda la negociación los socialistas les trasladaron que "alcanzar un acuerdo implicaba poder gobernar y gobernar implica llegar a acuerdos en presupuestos".

Calvo ha ido más allá y ha empezado a recortar los puntos del pacto. En declaraciones este miércoles ha circunscrito la mesa de diálogo pactada entre el PSOE y ERC para afrontar el conflicto político en Cataluña a la Comisión bilateral Estado-Generalitat prevista en el Estatut. El documento pactado entre el PSOE y ERC para la investidura de Pedro Sánchez acuerda la "creación" de una "mesa bilateral de diálogo, negociación y acuerdo para la resolución del conflicto político", esto es, un instrumento nuevo. De hecho, en Cataluña, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha explicado que el martes y este miércoles los gabinetes de Sánchez y del presidente de la Generalitat, Quim Torra, se han puesto en contacto para que ambos líderes puedan celebrar un encuentro "lo antes posible".

AMNISTÍA O INDULTO

Así, las palabras de Calvo evidencian que la estrategia del PSOE será la del ‘poli malo’. Podemos, más en concreto el entorno de los Comunes, ha adoptado desde el minuto cero por la del ‘poli bueno’ y los pasos dados para encauzar las relaciones con Cataluña se centran en los presos del ‘procés’. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido la concesión de un indulto para los presos independentistas porque cree que es la vía "más realista, rápida y efectiva" y porque "desde la cárcel, no hay diálogo".

El portavoz de la confluencia catalana de Podemos en al Congreso, Jaume Asens, también dijo hace unos días que el indulto debe ser una de las prioridades del nuevo Ejecutivo una vez quede constituido. Sin embargo, algunos presos han declarado en varias ocasiones que descartan esta opción porque significa reconocer que han cometido un delito, por lo que sólo queda la amnistía.