Noticias

05/11/2019 14:04:15

Los clientes del Santander dejarán de perder dinero con la Cuenta 123

Desde esta semana, Banco Santander deja de ofrecer la Cuenta 123, lo que supone el más que previsible final del que durante varios años fuera su producto estrella. Para aquellos clientes que ya tuvieran contratada esta cuenta, la entidad ha anunciado que a partir del próximo año cambia, una vez más, sus condiciones. Dejará de remunerar por ella, pero a la vez elimina todas las comisiones. Algo beneficioso, ya que al final la rentabilidad real era negativa porque las comisiones eran superiores a los intereses que cobraban.


Mucho ha cambiado la Cuenta 123 desde que naciera en mayo de 2015. En aquel momento, Santander la presentaba como la única cuenta que remuneraba los ahorros en tiempos de tipos cero o negativos: hasta un 3% por un saldo máximo de 15.000 euros. Hace poco más de un año, el banco anunciaba que rebajaba esta cantidad a tan solo 1.000 euros. Además, en este tiempo ha ido sumando exigencias, como la contratación de tarjetas y un uso mínimo de ellas.

Esto suponía que, últimamente, se podían obtener 30 euros de intereses al año como mucho, una cantidad a la que había que descontarle los 72 euros anuales por comisiones de mantenimiento de la cuenta y de las tarjetas. Es decir, el cliente, al final, acababa perdiendo dinero. No obstante, Santander puede presumir que desde su estreno ha conseguido duplicar el número de clientes vinculados en España, hasta unos 2,5 millones.

Ahora, todo esto cambia. Es cierto que la Cuenta 123 ya no tendrá esa remuneración del 3%, pero los clientes se ahorrarán a partir del 1 de enero de 2020 los 6 euros mensuales en concepto de comisión por el mantenimiento de cuenta y por las tarjetas de crédito y débito. El banco mantendrá las transferencias online gratuitas y las retiradas de efectivo con tarjeta de débito en territorio nacional y el extranjero.

Tras esto, lo que queda de la Cuenta 123, que, por cierto, ha dejado de comercializar borrándola de su catálogo, se le parece bastante a la Cuenta Zero que también ofrece la entidad. No remunera, pero tampoco tiene comisiones, con lo que podría ser el producto al que el banco busca que migren sus clientes. Eso sí, se trata de una cuenta con una operativa totalmente online, con exigencias como domiciliar la nómina y los recibos y hacer un uso mínimo de las tarjetas asociadas, o mantener un saldo mínimo de 60.000 euros en cuenta o de 20.000 euros en productos de inversión.