Noticias

11/11/2019 10:17:37

Cataluña polariza el voto en los extremos: subidón de Vox y los nacionalistas

El gran tema que ha dominado la campaña han sido los disturbios con los que los independentistas catalanes han reaccionado a las condenas de los líderes del procés. Y la consecuencia ha sido una enorme polarización del voto entre el partido que hace bandera del nacionalismo español, Vox, y las formaciones de signo contrario, nacionalistas y regionalistas. En ambos casos, han registrado un fuerte aumento de votos, con la única excepción del retroceso de ERC.


Sin duda, el gran triunfador de la noche es Vox, que más que duplica su resultado y se convierte en la tercera fuerza política de España... y sería el primer partido de la oposición en caso de una improbable gran coalición PSOE-PP.

Además de la cuestión catalana, que fue lo que puso en el mapa como reacción españolista a una formación populista antiinmigración que estaba fagocitada por el PP, al partido de Santiago Abascal le ha tocado la lotería con la exhumación de Franco. Muchos analistas consideran que entre Cataluña y Franco le han hecho la campaña a Vox.

Albert Rivera critica este desplazamiento del voto desde el centro, que dominaba claramente el mapa político hace solo dos años, hacia la derecha, del que también tiene bastante culpa los bandazos de Ciudadanos que han provocado su hundimiento. Pero el movimiento ha tenido su némesis en los nacionalismos periféricos. Así, todas las formaciones nacionalistas o independentistas aumentan su participación en el Congreso, y entran tres nuevas fuerzas.

NACIONALISTAS Y REGIONALISTAS GANAN FUERZA

Junts per Catalunya sube de 7 a 8 escaños, el PNV pasa de 6 a 7 y Bildu, de 4 a 5. Además, irrumpen por primera vez en el Congreso la CUP con 2 escaños, vuelve el Bloque Nacionalista Galego y logra un escaño ¡Teruel Existe!. Además, mantienen sus asientos Coalición Canaria, Navarra Suma y el PRC de Cantabria.

La única fuerza nacionalista que retrocede, por culpa de la subida de JxC y de la llegada de la CUP, es Esquerra. Pierde dos escaños pero, aun así, los 13 que conserva le convierten en la quinta fuerza política del conjunto de España por delante de Ciudadanos tras el batacazo de Rivera.

Lo cual convierte a Gabriel Rufián y a Quim Torra en socios necesarios para el Gobierno Frankenstein que, hoy por hoy, parece la opción más probable para Sánchez. Como adelantó Bolsamanía, Esquerra está dispuesta a respaldar al PSOE; la cuestión es a cambio de qué.