Noticias

04/12/2019 17:10:23

El BdE reconoce que cobrar por los depósitos a las familias les haría retirar su dinero

En los últimos meses, la idea de que los bancos cobren a los minoristas por sus depósitos ha ido cogiendo fuerza, aunque las entidades españolas siguen negando que vayan a recurrir a esta opción para engrosar sus márgenes en el actual escenario de tipos bajos. No se abren a hacerlo en solitario para evitar una posible fuga de clientes a otras entidades. Ahora, el Banco de España reconoce que poner un interés negativo a los depósitos podría llevar a una salida de los fondos de los clientes particulares, que verían cómo su dinero les renta más en una cuenta corriente.


“El nivel cero en los tipos de interés ha actuado como una cota inferior para el coste de los depósitos. Esta resistencia a la baja en el coste de los depósitos responde a que un tipo de interés por debajo de cero en estos instrumentos podría conllevar una caída en la oferta de fondos, especialmente en el caso de los hogares, puesto que sus tenedores podrían preferir sustituirlos por efectivo, cuya remuneración es nula, pero no negativa”, explicaba Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, el martes durante el XV Encuentro Bancario organizado por el IESE y EY.

Este riesgo existe en los depósitos de particulares, pero no en otra clase de productos, como la renta fija. En estos valores, como explicaba Hernández de Cos, la rebaja de los tipos de interés se traslada a su coste sin problema.

Sin embargo, el traslado a los hogares del coste que supone para la banca la facilidad de depósito se antoja prácticamente una línea roja para las entidades españolas, que en numerosas ocasiones han manifestado públicamente su oposición a recurrir a esta medida.

Solamente Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, abrió la puerta a que los bancos terminen cobrando a las familias por los depósitos, si bien será la dinámica competitiva la que marque cuándo.

Con todo, lo que sí están haciendo los bancos es trasladar a sus clientes corporativos el coste de la facilidad de depósitos que deben abonar al Banco Central Europeo por sus excesos de liquidez y al cierre del verano les cobraban ya un 0,2%, como contó Bolsamanía.

COBRAR MÁS POR MÁS RIESGO

Por otra parte, el gobernador defiende que lo “prudente” para la banca es adaptar el tipo de interés que cobra a sus clientes por los préstamos al nivel de riesgo que tiene que asumir. Según defendió Hernández de Cos, los hogares entran en impagos cuando su renta se ve alterada o cuando pierden el empleo y las condiciones de concesión de créditos “desempeñan un papel clave en la mitigación de esos impactos”.

“Un comportamiento prudente aconsejaría que, cuanto mayor sea el riesgo asumido, mayor debe ser el tipo de interés cobrado”

“Un comportamiento prudente aconsejaría que, cuanto mayor sea el riesgo asumido, mayor debe ser el tipo de interés cobrado”, explicaba Hernández de Cos.

EL COSTE DE LOS LITIGIOS

El gobernador se refirió también a la reputación del sector y envió a las entidades un claro mensaje: “El coste de la litigiosidad a largo plazo sobrepasa con creces el eventual beneficio que algunas entidades pudieran haber obtenido en el corto plazo a través de comportamientos cuestionables”.

Por ello, instó a los bancos a “esforzarse” en revertir esta mala reputación ofreciendo a los clientes productos y servicios financieros adecuados a sus necesidades y capacidades, así como dándoles información “clara y transparente”.

Otro recado más para las entidades del Banco de España, que también les dio un tirón de orejas por sus quejas por los tipos bajos. La clave para aumentar la rentabilidad y los beneficios en nada menos que 5.000 millones de euros está en bajar la mora y los improductivos y mejorar la eficiencia. Ahí es nada.