Logo Bolsamania

Noticias

25/11/2019 06:00:00

Apollo, implacable en el ERE de EVO Finance: no será voluntario y quiere pagar lo mínimo

Apollo sigue adelante con su plan de desmantelar EVO Finance, la antigua financiera de EVO Banco, que pasará necesariamente por una fuerte reestructuración de plantilla. El fondo, que hace unos meses se deshizo del negocio bancario con una venta a Bankinter, ahora quiere cerrar la financiera y no está dispuesto a acceder a las peticiones de los representantes de los trabajadores para mitigar el impacto del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Por el momento, se ha negado prácticamente a primar la voluntariedad y ha rechazado las propuestas de indemnizaciones de los sindicatos al considerarlas “excesivas”.


El ajuste de plantilla precederá a la intención sin retorno del fondo de cerrar la firma en el verano de 2020, justo cuando cumple el plazo que le obligó el Banco de España a mantener este negocio, como adelantó Bolsamanía. Ambas partes han celebrado ya seis reuniones, pero aún no consiguen llegar a un acuerdo sobre las cuestiones fundamentales, como las indemnizaciones que recibirán los afectados por el ajuste.

Los sindicatos pidieron al fondo que considerara fijar en 45 días por año trabajado con un límite de 33 mensualidades más primas por antigüedad estas indemnizaciones, si bien la empresa ha rechazado esta propuesta.

A cambio, ha ofrecido a los representantes de los trabajadores prejubilaciones para mayores de 58 años y con una antigüedad mínima de 15 años con el 70% del salario neto hasta los 63 años. Esta propuesta está limitada a 150.000 euros y con un mínimo, el legal, de 20 días por año trabajado.

En cuanto al resto de trabajadores, Apollo ofrece 30 días por año trabajado con un límite de veinte mensualidades y diferentes primas según la antigüedad (de 10 a 25 años) que van desde los 3.000 a los 12.000 euros.

Estas condiciones a los sindicatos les parecen “inaceptables” y “escasas”, por lo que piden a la empresa “un esfuerzo de responsabilidad”, máxime teniendo en cuenta que la decisión que lleva al ajuste es “unilateral” por parte de la firma.

Los trabajadores consideran “inaceptables” las condiciones ofrecidas por Apollo

UN CIERRE POR PARTES

La idea de Apollo es lanzar un ERE por causas económicas en las próximas semanas que afectará a en torno el 80% de la plantilla, que está compuesta en total por 115 trabajadores. Los empleados de la red comercial estarán al completo incluidos en este ajuste, mientras que los del resto de departamentos estarán afectados al 50%.

Tras este ajuste, quedarán en plantilla unos 30 trabajadores, todos correspondientes a las oficinas de los servicios centrales que Apollo tiene en el municipio madrileño de Las Rozas, que serán los encargados de desmantelar la financiera, es decir, de gestionar el portfolio que mantiene. De hecho, el fondo no ha puesto aún sobre la mesa ningún despido del departamento de recobros, una de las áreas de su portfolio, previsiblemente con la intención de que se dediquen a esta tarea.

A lo que sí ha accedido ya la empresa es que a los trabajadores que tengan que quedarse hasta el cierre y no salgan de la financiera en este ERE puedan abandonar el banco en el verano de 2020 en las mismas condiciones que se pacten ahora.

Por otra parte, los representantes de los trabajadores han pedido en varias ocasiones a la compañía la posibilidad de que las adscripciones al ERE sean voluntarias y, tras varios intentos, la compañía únicamente ha accedido a aceptar alguna de ellas.

Como protesta por la evolución de las negociaciones y, especialmente, por el proceso de desmantelamiento de la compañía decidido por Apollo, los trabajadores convocaron dos concentraciones, una frente al Banco de España (el viernes pasado) y otra en la sede de EVO Finance (el lunes).