Noticias

04/11/2019 10:42:33

Alemania sigue siendo la mayor debilidad del sector manufacturero en la eurozona

El sector manufacturero de la zona euro siguió en territorio de contracción en octubre. Según el índice PMI, el ritmo de desaceleración fue el segundo más fuerte de los últimos siete años, con Alemania como la principal fuente de debilidad del sector en la región, pese a experimentar una ligera mejora. La destrucción de empleo en la zona euro se acelera hasta máximos de principios de 2013.


El índice PMI del sector manufacturero de la zona euro, elaborado por la consultora Markit, marcó 45,9 en octubre. Aunque se situó por encima del nivel 45,7 registrado en septiembre y de su lectura flash precedente, el índice se mantuvo muy por debajo del nivel de ausencia de cambios de 50. Además, los tres grupos de mercado cubiertos por el estudio indicaron de nuevo un deterioro de las condiciones operativas frente al mes anterior. Los productores de bienes de capital y de bienes intermedios registraron marcadas contracciones, en comparación con el subsector de bienes de consumo, donde el ritmo de declive se mantuvo leve.

El fuerte declive de los volúmenes de nuevos pedidos recibidos siguió siendo un depresor clave de las condiciones operativas en general en octubre. Aunque no fue tan marcado como el declive récord de casi siete años registrado en septiembre, la caída de los nuevos pedidos se mantuvo intensa y extendió el período actual de contracción a más de un año.

La debilidad de la demanda fue evidente en los mercados nacionales e internacionales. Debido a una menor cartera de pedidos los fabricantes de la zona euro optaron por recortar de nuevo la producción y la actividad de compras en octubre. Aunque los ritmos de declive se ralentizaron frente a septiembre, se mantuvieron históricamente marcados.

Como consecuencia de las continuas evidencias de exceso de capacidad en el sector, se registró un recorte del empleo por sexto mes consecutivo. De hecho, la tasa de contracción de los niveles de personal fue la más alta registrada por el estudio desde principios de 2013.

Aunque las expectativas fueron las más altas de tres meses, la confianza se mantuvo históricamente baja

Las incertidumbres económicas y políticas, como el Brexit y la política comercial de EEUU, continuaron afectando el sentimiento en octubre. Aunque las expectativas fueron las más altas de tres meses, la confianza se mantuvo históricamente baja.

Por países, Alemania siguió siendo la principal fuente de debilidad del sector manufacturero en la región, a pesar de experimentar una ligera mejora. Austria también registró otro mes de condiciones operativas severamente deterioradas, mientras que el índice PMI manufacturero de España cayó hasta mínimos de seis años y medio. Italia también registró una lectura por debajo del nivel de ausencia de cambios de 50, mientras que Países Bajos, Irlanda y Francia apenas señalaron expansión económica. Grecia volvió a registrar el mejor resultado, aunque su ritmo de crecimiento económico fue el más débil en los últimos cuatro meses.

"El sector productor de bienes está en camino de actuar como un lastre severo para el PIB de nuevo en el cuarto trimestre. Los datos de la encuesta son consistentes con una caída de la producción industrial a una tasa trimestral superior al 1%", apuntan desde Markit. Consideran que las preocupaciones geopolíticas "continúan creando incertidumbre, afectando aún más la demanda tanto en el mercado interno como en el de exportación". También, "el incremento de la tasa de destrucción de empleo es especialmente preocupante, ya que aumenta el riesgo de que la desaceleración se propague al sector de la economía familiar".

Concluyen que "la gravedad de la desaceleración, junto con las deterioradas tendencias del empleo y de los precios, es especialmente decepcionante dadas las recientes medidas de estímulo del BCE, lo que subraya que la nueva directora del BCE, Christine Lagarde, está tomando las riendas en una coyuntura particularmente difícil para la economía de la zona euro".