Logo Bolsamania

Noticias

15/11/2019 09:48:34

Alemania evita la recesión pero sigue en una situación "desesperada"

Una cosa menos de la que preocuparse de aquí a finales de año. O no. Alemania se salvó este jueves de entrar en recesión por la mínima. Su economía creció un 0,1% en el tercer trimestre frente al -0,1% esperado. De haber confirmado las estimaciones de los analistas, habría sumado dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo (en el segundo trimestre el PIB se revisó a la baja desde el -0,1% al -0,2%), lo que habría supuesto la entrada oficial en recesión.


Sin embargo, el hecho de que haya burlado las quinielas en esta ocasión no implica en absoluto que lo siga haciendo en el futuro. Además, los expertos advierten de que este dato es malo en el sentido de que no llevará al Gobierno germano a reaccionar y tomar medidas. "Este dato significa lo peor en varios frentes. Confirma que la economía alemana se ha estancado, pero los titulares probablemente no son lo suficientemente graves como para provocar una respuesta fiscal inmediata y agresiva desde Berlín", afirma Claus Vistesen, economista jefe para la Zona Euro de Pantheon Economics.

Lo que los expertos tienen claro es que, con recesión o sin ella, la realidad es que la economía alemana está muy débil. "La buena noticia es que Alemania no ha entrado en recesión en el tercer trimestre, algo que se daba por hecho. La mala noticia, por supuesto, es que este tecnicismo no cambia nada. La economía (alemana) sigue en una situación desesperada y los números (del tercer trimestre) están sujetos a revisión, por lo que todo puede cambiar en los próximos meses", avisa Craig Erlam, experto de Oanda.

"Esta sorpresa positiva no anula el hecho de que el principal motor de la economía de la Zona Euro es más bien una fuente de debilidad en el área", recalca Olivia Martínez, analista de Monex Europe. Esto explica, en su opinión, que el euro no reaccionara a la noticia, como tampoco lo hicieron las bolsas, durante la pasada sesión.

MENOS PROBABLE QUE EL GOBIERNO IMPULSE MEDIDAS

La idea de que este dato reduce la posibilidad de que el Gobierno germano introduzca medidas para impulsar la economía, a la que se refieren desde Pantheon, es algo que también preocupa a otros analistas. "Este resultado minimiza la posibilidad de que el Gobierno introduzca un paquete de apoyo fiscal significativo y abandone sus estrictas reglas de austeridad el próximo año. El BCE ha insistido recientemente en la necesidad de que los Gobiernos impulsen la actividad económica con estímulos pero, a juzgar por el resultado de hoy (ayer), el apoyo no vendrá de Berlín", subraya Martínez.

"Este último dato de PIB hará muy poco para cambiar la posición del Gobierno", añaden al respecto los analistas de ING, y reconocen que, pese al "alivio a corto plazo, todavía hay muy pocas razones para estar demasiado alegre". Desde el banco holandés creen que una crisis de crecimiento en Alemania "aún parece improbable", aunque reconocen que "está en juego un largo periodo de estancamiento".

¿SE HA TOCADO FONDO?

Pese a este dato de PIB "poco inspirador", Barclays prefiere pensar que la economía alemana mantendrá un ritmo lento de expansión en base a "la reciente estabilización de las dinámicas de los principales indicadores económicos". En su opinión, tanto las encuestas de PMI como de IFO sugieren que el sentimiento de las empresas manufactureras probablemente ha tocado fondo en el tercer trimestre.

"Mirando al cuarto trimestre, esperamos que los avances en las negociaciones entre EEUU y China y una mayor probabilidad de un Brexit ordenado apoyen aún más una modesta reactivación de la demanda mundial. Así, a medida que se desvanece al arrastre del sector industrial, la relativa resistencia del sector servicios debería garantizar que el crecimiento del PIB se mantenga ligeramente positivo en el cuarto trimestre del año (+0,1%) antes de volver a acelerarse durante el resto del próximo año. Esto, siempre y cuando se confirme la mejora en el sentimiento del comercio mundial impulsada por ese acercamiento entre entre EEUU y China", concluye Barclays.