Noticias

14/08/2019 22:08:05

Fuertes pérdidas de casi el 3% en Wall Street por el temor a una recesión global

Wall Street ha registrado fuertes pérdidas de casi el 3% tras los malos datos publicados en China y Alemania, un nuevo ejemplo de que las disputas relacionadas con el comercio global están dañando a las principales economías mundiales. El repunte superior al 1% registrado este martes, tras retrasar EEUU los aranceles a China hasta diciembre, ha quedado en el olvido. Además, se ha producido la inversión de la curva de tipos entre los rendimientos de los bonos americanos a 2 y 10 años, lo que anticipa una recesión para la economía estadounidense.


Los inversores siguen nerviosos, ya que la guerra comercial entre EEUU y China está impactando de manera relevante en la economía mundial. En China, los datos publicados este miércoles han mostrado que la producción industrial se desaceleró al 4,8% en julio respecto al año anterior, marcando mínimos de 17 años.

A esto se ha sumado la bajada del 0,1% en el PIB de Alemania, lo que apunta a que la mayor economía de la zona euro puede sufrir una recesión este año.

INVERSIÓN DE LA CURVA DE TIPOS

Por primera vez desde 2007, se ha producido la inversión de la curva de rendimientos entre los bonos del Tesoro americano a 2 y 10 años. Como ha publicado Bolsamanía en los últimos meses, ya se habían producido inversiones entre otras referencias, la más llamativa entre los bonos a 3 meses y 10 años.

Pero ahora se ha producido la inversión en la parte de la curva más vigilada por los inversores, ya que este indicador ha anticipado siete de las últimas siete recesiones en Estados Unidos. “El mercado no está diciendo que los riesgos para el crecimiento se inclinan muy a la baja. Ahora nos encontramos en una nueva fase del ciclo y se trata de una alerta roja masiva”, señala Neil Wilson, analista de Markets.com

POLÍTICA MONETARIA

Los futuros de la Fed dan cerca de un 60% de posibilidades a que los tipos se sitúen por debajo del nivel del 1,5% tras la primera reunión de 2020 del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), frente al rango de entre el 2,00% y el 2,25% en el que se encuentran actualmente.

Sin embargo, ese porcentaje del 60% ha bajado desde el 75% anterior tras la publicación de los datos de inflación de julio en EEUU (los precios han repuntado más d lo esperado) y el retraso en la aplicación de aranceles por parte de EEUU a China en el mes de diciembre.

Tras un repunte de los precios por encima de lo esperado, los expertos de Pantheon Macroeconomics señalan que "en circunstancias normales, esto provocaría una subida de tipos de la Reserva Federal, pero la guerra comercial lo ha cambiado todo". Por ello, esperan una bajada de tipos en septiembre, aunque añaden que más recortes de tipos sólo se producirán "si la economía se desploma".

La FedWatch Tool del Chicago Mercantile Exchange Group (CME), da un 100% de posibilidades a que la autoridad monetaria estadounidense vuelva a bajar los tipos en septiembre y conceden un 10% a que la revisión llegue al medio punto porcentual (anteriormente a los datos de inflación otorgaban un 30% a esta posibilidad). Por su parte, Donald Trump ha vuelto a culpar a la Fed de la inversión de la curva de tipos debido a un "despistado Jay Powell".

EMPRESAS Y OTROS MERCADOS

En el panorama empresarial, la minorista Macys se ha desplomado un 13% tras publicar resultados trimestrales por debajo de lo esperado y recortar su previsión anual de beneficios. Además, We Co., matriz de WeWork, ha solicitado formalmente su salida a bolsa.

Mención especial para el sector bancario. El índice KBW Banks, que agrupa a los principales bancos del país, se ha hundido casi un 4%. Entidades como Citi (-5%), Goldman Sachs (-4%) y JPMorgan Chase (-4%) han liderado las ventas.

En el mercado de deuda, se ha producido por la mínima la inversión de la curva de tipos entre las dos principales referencias seguidas por el mercado. Aunque en estos momentos el rendimiento del bono a 2 años cae hasta el 1,59%, mientras la rentabilidad del bono a 10 años también se sitúa en el 1,59%. Además, el euro se deprecia un 0,3%, hasta 1,1136 dólares, mientras el petróleo West Texas cae con fuerza un 3,5%, hasta 55,10 dólares.