Noticias

11/09/2019 15:53:01

Telefónica: la presión del mercado obliga a Pallete a tomar medidas más radicales

A grandes males, grandes remedios. Eso es lo que seguramente pensó José María Álvarez Pallete cuando la acción de Telefónica se desplomó por debajo de seis euros el pasado mes de agosto. Presionado por el mercado, el presidente ejecutivo de la operadora anticipó la reunión del Consejo de Administración al 10 de septiembre. Había que tomar medidas para evitar un castigo mayor de los inversores.


El primer paso ha sido un nuevo ajuste de plantilla en España a través de un plan de bajas voluntarias. Una medida que no es nueva, ya que fue aplicada en 2016 y se saldó con la salida de 6.300 trabajadores. Ahora, hasta 4.200 empleados podrán acogerse a este plan, que tendrá un coste de 1.600 millones de euros.

Además, se calcula que generará ahorros anuales de gastos directos de 220 millones de euros a partir de 2021. “El impacto en generación de caja sería positivo desde el primer año si bien dependerá de las condiciones finales negociadas y el grado de adhesión al Plan”, señaló la operadora.

“Esta nueva reestructuración permitirá a Telefónica reducir su base de costes en un entorno de escaso crecimiento en ventas”, señalan desde Bankinter, cuya estimación es que los ingresos aumenten tan sólo un 2% en 2019. Además, añaden que “permitirá a Telefónica ser más competitiva en un entorno de gran presión en precios en el que tiene que defenderse no sólo de Vodafone y Orange, sino también de Netflix, Amazon o HBO”.

La primera reacción del mercado no ha sido demasiado positiva. El martes, la acción repuntó un tímido 0,5% y este miércoles cae un 0,4%, hasta 6,65 euros. El valor todavía acumula una rentabilidad negativa de casi el 10% durante 2019, pese a que desde los mínimos de agosto (5,94 euros) ha rebotado cerca del 15% (en parte descontando las nuevas medidas anunciadas este martes).

Según calculan los expertos de Banco Sabadell, el plan de bajas supondría una reducción de costes en España del 6%. Además, aumentaría un 9% el Ebitda del negocio hispano, con una mejora de márgenes de 340 puntos básicos y una subida del 3% en el Ebitda total, con una mejora del margn global de 90 puntos básicos. “El impacto en caja sería más reducido (por el pago de los compromisos a empleados) y el Flujo de Caja Libre (FCF) del grupo mejoraría en un 4%”, añaden.

La compañía ha detallado a los representantes de los trabajadores que tendrán de plazo hasta el 31 de octubre para acogerse al plan. Deben acreditar una antigüedad reconocida igual o superior a 15 años en el momento de la baja, con 53 años o más cumplidos durante 2019.

VENTA DE 50.000 TORRES

La otra gran medida que va a impulsar Pallete es la “aceleración” de la venta de torres de telecomunicaciones móviles. En los próximos doce meses, el objetivo es monetizar unos “50.000 emplazamientos que podrían generar un OIBDA estimado de unos 360 millones de euros”.

El objetivo es “crear valor para el accionista” al mejorar “el retorno sobre el capital empleado”. Más del 60% de esas 50.000 torres están en España, Reino Unido, Alemania y Brasil. En términos comparables, según cálculos de Telefónica, “podría generar 830 millones de euros en ingresos”.

La filial de torres de telecomunicaciones de Telefónica, Telxius, es propietaria de 18.000 torres. En julio de 2018, Amancio Ortega, el dueño de Inditex, compró el 10% del capital por 379 millones, lo que otorgó a esta empresa un valor de 3.790 millones. En 2018, Telxius generó unos ingresos de 792 millones de euros y un OIBDA de 370 millones.

En abril de 2016, Telefónica Alemania ya vendió a Telxius cerca de 2.350 torres de telecomunicaciones por 587 millones de euros. En la actualidad, Telefónica controla el 50,01% del capital de Telxius. “Creemos que traspasar estos activos a su filial es la opción que tiene mayor sentido”, señala Iván San Félix, analista de Renta 4.

“Esta operación”, añade este experto, “les permitiría seguir adelante con la reducción de deuda”. Además, en su opinión, “la monetización de los activos de infraestructuras es uno de los principales catalizadores de la acción”. Así las cosas, está por ver si realmente estos nuevos anuncios impulsan el valor de Telefónica en Bolsa.

ENTRADA DE ELLIOTT MANAGEMENT EN AT&T

Al otro lado del Atlántico, esta misma semana también se ha producido una noticia muy relevante. El fondo activista Elliott Management ha comprado una participación, valorada en casi 3.000 millones de euros, en la operadora de telecomunicaciones AT&T. Este fondo ya ha pedido cambios relevantes en la estrategia de la compañía para maximizar el precio de la acción. Entre ellas, vender activos y cambiar al consejero delegado.

Un movimiento que puede ser un aviso a navegantes para Pallete y su equipo directivo. A finales del pasado año, ya se rumoreó que Elliott, controlado por el millonario inversor Paul Singer, había puesto sus ojos en Telefónica. Aunque Elliott desmintió la noticia, su entrada en AT&T ha puesto de relieve el interés que despiertan este tipo de compañías en los fondos activistas. Y la baja cotización de Telefónica convierte al valor en una presa apetecible para este tipo de tiburones financieros.