Noticias

10/09/2019 07:29:24

Lo que le faltaba a IAG: la huelga de British le cuesta 50 millones al día

Los vientos en contra se acumulan para IAG. El conglomerado de aerolíneas lleva meses pendiente de cómo terminará por resolverse el Brexit y de la cotización del petróleo. Ahora, un nuevo revés se suma al grupo: la huelga en sus compañías. A los paros anunciados de Iberia en España se añade la huelga que ha paralizado casi por completo la circulación de British Airways.


Durante este lunes y martes, la huelga de pilotos de la compañía británica ha inmovilizado todas sus principales operaciones, dejando en tierra a unos 1.700 vuelos, la mayoría con origen o destino los aeropuertos de Heathrow y Gatwick, en Londres. Algo que está previsto que se repita el próximo 27 de septiembre. ¿La razón? El sindicato de pilotos reclama a British Airways que el acuerdo de subida de salario que propone la compañía incluya también una participación en los beneficios.

Una "mala noticia", según los analistas de Bankinter, "aún cuando la posibilidad de huelga era alta". Explican que British Airways supone más del 60% del beneficio antes de impuestos de IAG, "y la disrupción y noticias sobre el caos aeroportuario contribuirán al ruido negativo".

British Airways dice que "lamenta profundamente" la decisión de huelga de los pilotos, a la vez que asegura que su compromiso es "solucionar esta disputa particular lo antes posible", para lo que instan al sindicato a "llegar a un acuerdo". Por su parte, los pilotos responden que la compañía "está en un buen momento y queremos compartir esos beneficios, igual que hemos compartido el dolor en los malos momentos".

Esta situación parece no tener fin de momento. Es más, los analistas de RBC consideran que British Airways se "arriesga a nuevas huelgas". Y no solo eso, también espera "recortes de ganancias para el año fiscal 2019" por los "daños colaterales" debido a que, en los días sin paros, los pasajeros que compraron un vuelo con tarifas bajas no volverán a reservar un asiento que, de no haber ocurrido esto sí lo habrían hecho y a un precio más alto. "También creemos que las reservas anticipadas se debilitarán temporalmente a medida que la disputa persista, pero se recuperará una vez que se resuelva la disputa", añaden. Cifran en 50 millones de euros diarios las pérdidas que la huelga podría ocasionar a IAG, que pueden aumentar cuanto más se prolongue la disputa.

Si se constata que los dueños son británicos, dejará de operar por Europa con la libertad con la que lo está haciendo una vez se haga efectivo un Brexit sin acuerdo

Y esto tampoco ayuda al comportamiento de IAG en bolsa, ya resentida por la exposición a los problemas del Brexit, que crea un "riesgo" para la demanda de viajes de IAG. "El peor rendimiento de su acción en lo que va de año muestra que mucha de la negatividad el Brexit ya está descontada". IAG mantiene una pugna con la Comisión Europea para demostrar que, pese a los accionistas extracomunitarios y británicos con los que cuenta, Iberia es española. Bruselas, por su parte, tiene claro que, si se constata que los dueños tanto de Iberia como del resto de sus aerolíneas son británicos, dejará de operar por Europa con la libertad con la que lo está haciendo una vez se haga efectivo un Brexit sin acuerdo.

En lo que va de año, sus títulos se dejan más de un 27%, hasta la zona de los 4,75 euros. "A pesar de las importantes caídas acumuladas desde principios de 2019, cabe decir que estas encajan por el momento dentro de los parámetros normales", afirma el analista técnico de Bolsamanía, José María Rodríguez, que fija en los 4,39 euros el soporte a respetar, coincidiendo con los mínimos de junio. "Entendemos que en la medida en que no se marquen nuevos mínimos anuales cabe apostar por que más pronto que tarde el título trate de reestructurarse de nuevo al alza, o al menos de experimentar un importante rebote de cara".

"Las perspectivas macroeconómicas de Reino Unido no están claras", señalan en RBC. Mientras, el grupo dice mantener sus previsiones y reafirmar que no está notando el efecto del Brexit en sus reservas, proceso que no teme por contar con planes de contingencia, incluso si es duro. En el primer semestre de 2019, registró un beneficio un 42,8% menor que el ejercicio anterior por la ausencia de extraordinarios y el impacto de mayores costes por carburante.