Noticias

01/08/2019 10:26:24

BBVA pierde el miedo a recortes de tipos: pueden tirar de su negocio en emergentes

BBVA, al contrario que otros competidores, no ha querido emitir un mensaje pesimista sobre la curva de tipos de interés ni en la zona euro ni en otras regiones en las que está presente. Onur Genç, su consejero delegado, considera que BBVA se puede “beneficiar de la situación a medio o largo plazo”, dado que gran parte de su negocio se encuentra en mercados emergentes, cuyas economías suelen “prosperar” en entornos de bajos tipos de interés. En cuanto a Europa, destaca que esta situación beneficia a la economía y, por ende, a la entidad.


El número dos de BBVA, que compareció el miércoles en una rueda de prensa online, explicó que las bajadas de tipos que tienen o van a tener lugar en varios mercados en los que el grupo tiene filiales impactarán probablemente en los resultados del banco, pero este dispone de “palancas” que pueden ayudar a mitigar esos efectos.

“BBVA se puede beneficiar de la situación a medio y largo plazo. Más del 60% de nuestro negocio está en mercados emergentes y en un entorno de tipos bajos las economías emergentes suelen prosperar”, apuntó durante la presentación de resultados sobre esta “ventaja competitiva” de la entidad que le permite ser “bastante optimista con esta situación”.

Al futuro de BBVA la política del Banco Central Europeo (BCE) le afecta principalmente por España, su segundo mercado por beneficio. El organismo que gobierna Mario Draghi tomará su próxima decisión sobre tipos en septiembre, en la que será la última reunión de su presidente antes de que pase el testigo a Christine Lagarde, y esa decisión podría implicar un recorte de tipos, según algunos analistas. Sería el primer movimiento de las tasas en ocho años, el mandato completo de Draghi.

En España, precisamente, muchas entidades se han quejado en múltiples ocasiones de los efectos negativos que sobre su negocio tienen los tipos bajos, tanto a nivel individual como en conjunto a través de la patronal que representa a la mayoría de ellas. Desde la AEB hace bastante tiempo que lamentan que son un “contradiós”.

Tanto el supervisor español, el Banco de España, como el BCE han respondido a estas quejas dejando claro a los bancos que los tipos bajos, aunque minen su margen de intereses y, por ende, su beneficio, les han beneficiado más que perjudicado. Y que, en todo caso, el objetivo de la política monetaria no es la rentabilidad de la banca.

En BBVA, sin embargo, se han desmarcado de estas quejas. Genç explicaba el jueves que los tipos, aunque penalicen los márgenes, “al mismo tiempo contribuyen a mejorar el negocio y a reducir el coste del riesgo y ayudan a otras partes del negocio”. El banco, según dijo, cuenta con “palancas” para mitigar este impacto, por lo que mantienen, y no empeoran, su objetivo de cerrar el año con una caída del margen de intereses de entre el 1% y el 2%.

Para paliar esta situación, en todo caso, BBVA ya cobra a las empresas y los institucionales por los depósitos, pero no a los clientes minoristas, algo que aún no se plantea, en línea con el resto de las principales entidades.

SUS PRINCIPALES MERCADOS, BAJO RIESGO DE RECORTES

Los recortes de tipos no solamente sobrevuelan la zona euro. La Reserva Federal, la institución que dicta la política monetaria de Estados Unidos, el tercer mercado por beneficio de BBVA, acordó el miércoles una rebaja de 25 puntos básicos en el precio al que se prestan los dólares.

Además, el Banco Central de Turquía decidió la pasada semana, apenas unos días después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan decidiera descabezar a la institución, recortar por primera vez en cinco años las tasas de interés desde el 24% hasta el 19,75%. El pasado verano, en medio de las turbulencias que experimentó la lira turca y que arrastraron a su economía, el gobernador Murat Çetinkaya, ahora destituido, decidió desafiar a Erdogan subiendo los tipos al 24%. Unos días antes, los gestores de BBVA habían pedido “medidas” para “parar la escalada” de la divisa.

El número dos del banco, de hecho, se muestra positivo con el futuro de el negocio de Garanti BBVA en el país, que representa su cuarto mercado. “La recuperación de la economía en Turquía está en marcha”, señaló, aunque reconoció que 2019 será un año “complicado” para el país. “Hay algunos desequilibrios en la economía y hay que ser cautos y prudentes. Es lo que estamos haciendo”, explico Genç, según quien después de este recorte de tipos “se darán más”. En todo caso, el negocio de BBVA en el país tendrá “resultados mejores de lo que pensábamos al principio del año”.

Por su parte, el Banxico amenaza también con recortes de tipos debido a la desaceleración de la inflación, que podrían materializarse después del verano, según algunos analistas. México es el principal mercado de BBVA, el primero por beneficio con bastante diferencia respecto al segundo, España. Con este panorama en sus cuatro principales mercados, a BBVA no le quedará otra que capear el temporal. Y, según el optimismo de Genç, están convencidos de lo harán de nuevo.